Un exmilitar senegalés deja a seis policías heridos durante su arresto

El exmilitar senegalés es profesor de lucha libre. /
El exmilitar senegalés es profesor de lucha libre.

Fue detenido en Juan Alvargonzález por tercera vez en dos meses por supuestos delitos de malos tratos a su excompañera

OLAYA SUÁREZ

Un exmilitar senegalés dejó el martes a seis policías heridos cuando trataban de detenerle por un presunto delito de malos tratos. Se trataba del tercer arresto por denuncias de su excompañera sentimental en tan solo dos meses. El individuo, profesor de lucha libre, agredió violentamente a los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que se dispusieron a identificarlo en un establecimiento hostelero de la calle de Juan Alvargonzález.

Los primeros funcionarios en llegar al lugar en el que se encontraba precisaron refuerzos y fueron necesarios hasta diez efectivos para reducirlo, dada la resistencia que ofreció y los golpes que propinó. Al parecer, empleó una desmesurada violencia en una trifulca en la que seis agentes resultaron heridos con policontusiones y tuvieron que ser atendidos en el Hospital de Begoña.

Según ha podido saber este periódico, los heridos son cuatro agentes de las patrullas de Seguridad Ciudadana y dos miembros de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), entrenados específicamente para intervenir en situación de riesgo. La violencia empleada por el individuo fue tal que, supuestamente, los lesionados presentan hematomas y contusiones en las zonas que llevaban protegidas por los chalecos de defensa, además de esguinces cervicales, contusiones en extremidades y erosiones. El detenido mide casi dos metros, pesa más de 100 kilos y es conocedor de técnicas de defensa que el martes empleó para intentar zafarse de las fuerzas de seguridad.

Amenazas de muerte

La intervención policial del martes por la tarde se produjo después de que su exnovia -de origen español- alertase de que la había llamado por teléfono y presuntamente la había amenazado de muerte. Al parecer, no era la primera vez que lo hacía. Hace quince días el individuo había sido arrestado por amenazar con abrir el gas del edificio en el que residían y hacerlo volar. Ambos convivían hasta hace pocos meses en la calle de Juan Alvargonzález, esquina con la calle Echegaray.

El martes, según el parte policial, el ciudadano senegalés podría encontrarse bajo los efectos de alguna sustancia estupefaciente que le provocó un estado de euforia y motivó que generase incluso una mayor fuerza.

Los ciudadanos que presenciaron el episodio en el barrio de El Llano explicaron que el individuo «estaba fuera de sí, no dejaba de dar golpes a los policías, puñetazos, patadas, cabezazos... No podían con él, parecía una mole». No sólo tuvieron que emplearse al máximo para reducirlo y llevarlo a la Comisaría, también tuvieron que hacerlo en los calabozos cuando se disponían a cachearlo para revisar sus pertenencias.

Los agentes tuvieron incluso que utilizar el casco y el escudo de seguridad. Está previsto que pase a disposición del juzgado de guardia a lo largo de la jornada de hoy.