Las diez joyas del patrimonio

Uno de los 25.000 documentos que conforman los fondos del padre Patac./
Uno de los 25.000 documentos que conforman los fondos del padre Patac.

La Universidad Laboral pasará a formar parte del listado de Bienes de Interés Cultural, al que muy pocos elementos de Gijón se han sumado a lo largo de los años

OLGA ESTEBAN

Están considerados los «bienes más relevantes del Patrimonio Cultural de Asturias». Son bienes muebles o inmuebles, con diferentes categorías, pero un aspecto en común: destacan, por su importancia, por encima del resto de los elementos que cuentan con protección. Son los Bienes de Interés Cultural, los BIC. En unos meses, la Universidad Laboral se unirá a la lista. Una exclusiva lista. Porque a lo largo de los años tan sólo diez bienes han sido incluidos en ella. Once, en realidad, si contamos con que hay una especie de 'dos por uno'. Porque el último elemento en incorporarse a los BIC fue la biblioteca asturiana del padre Patac. Pero pocos mencionan que el propio edificio que los alberga, la Biblioteca Pública Jovellanos, también lo es.Son, por tanto, las joyas del patrimonio gijonés, un patrimonio que es mucho más amplio, pero con niveles de protección inferiores. El catálogo urbanístico de la ciudad (que precisamente está ahora en proceso de revisión) contiene un total de 2.902 elementos del patrimonio arquitectónico e histórico del municipio. La última versión fue especialmente proteccionista, por lo que se espera que en la nueva se rebaje el número de bienes protegidos. Esas 2.902 fichas forman parte del Patrimonio Cultural de Asturias, muy extenso, y en el que existen diferentes grados de protección. Pero en Gijón sólo 10, como queda dicho, han alcanzado el grado máximo.

Colegiata y Palacio de Revillagigedo

El palacio se construyó a partir de una torre medieval en el siglo XVIII. Junto con la Colegiata, son BIC desde 1974.

Plaza de toros de El Bibio

Inaugurada en 1888, es uno de los pocos ejemplos gijoneses de arquitectura neomudéjar. Es Bien de Interés Cultural desde 1992.

Yacimiento arqueológico de Cimadevilla

Incluye las termas romanas, la fábrica de salazón (que no es visible) y la muralla de defensa. Bien de Interés Cultural desde 1987.

Yacimiento arqueológico de la Campa Torres

Asentamiento fortificado prerromano, empezó a excavarse en 1978 y hoy es parque arqueológico y natural. BIC desde 1994.

Real Instituto de Jovellanos (Antiguo Instituto)

La construcción, a iniciativa de Jovellanos, comenzó en 1797. Acoge la Fundación Municipal de Cultura y es BIC desde 1974.

Palacio de Jove Huergo y Capilla de la Trinidad

El conjunto formado por la casa palacio y la capilla, del siglo XVII, acoge el Museo Barjola. Es BIC desde 1995.

Universidad Laboral

Construida entre 1948 y 1956, es la obra arquitectónica (de Luis Moya) más importante realizada en el siglo XX en Asturias. Será BIC en los próximos meses.

Biblioteca Jovellanos y fondos del padre Patac

La biblioteca del padre Patac fue el último elemento en sumarse a los BIC, en 2012. El edificio que alberga los fondos también lo es.

Casa Natal de Jovellanos

Casa palacio que data de finales del siglo XV y donde habitó Melchor Gaspar de Jovellanos. Museo desde 1971 y BIC desde 1983.

Necrópolis megalítico-tumular del Monte Areo

BIC desde 1997 (ampliado en 2013), compartido con Carreño. Una de las mayores necrópolis tumulares del norte peninsular.

Conjunto histórico del barrio de Cimadevilla

Núcleo originario del actual, además de contar con el yacimiento, incluye la Casa Natal, la Torre del Reloj, las capillas de la Soledad y los Remedios, la fábrica de tabacos, la casona de los Ramírez de Jove, el palacio de Valdés...

Se trata, por orden de incorporación al catálogo de BIC, según consta en el listado oficial del Principado de Asturias actualizado por última vez en febrero de este año, del Real Instituto de Jovellanos (ahora Centro de Cultura Antiguo Instituto), la Colegiata y Palacio de Revillagigedo, el conjunto histórico del barrio de Cimadevilla, la Casa Natal de Jovellanos, el yacimiento arqueológico de Cimadevilla, la plaza de toros de El Bibio, el yacimiento arqueológico de la Campa Torres, el palacio de Jove Huergo y capilla de la Trinidad (hoy Museo Barjola), la necrópolis megalítico-tumular del Monte Areo y finalmente, incluida en 2012, la biblioteca asturiana del padre Patac. La lista oficial no incluye la Biblioteca Pública Jovellanos, pero su propio director, Fernando García, confirma que cuenta con esa clasificación, por ley estatal.

Puede parecer extraño pero lo cierto es que, hasta ahora, la Universidad Laboral no estaba incluida entre los BIC, pese a estar considerada como una de las obras arquitectónicas más importantes del siglo XX en Asturias. Quizás fuera porque el conjunto monumental estuvo sumido en el olvido durante muchos años. Hay quien apunta que, de haber estado protegido al máximo, hubieran existido muchas limitaciones a la hora de emprender la ambiciosa rehabilitación que llevó a cabo el Principado. Sea cual sea el motivo, la realidad es que no contaba con ese nivel.

Hay dos formas de iniciar el expediente para la declaración de un BIC: por propia iniciativa de la Consejería de Educación o a petición de parte. En este caso han sido los antiguos alumnos los que han empujado a la Administración, respaldados por 11.000 firmas.

Fue Constantino Villabrille quien dio el primer paso. Y su solicitud oficial ante el Principado refleja eso, la extrañeza por la ausencia. «Esta petición jamás debiera de haber tenido lugar -rezaba el documento-. La elevo con un profundo sentimiento de vergüenza ciudadana por la inacción de todos los gobiernos regionales asturianos que, desde el advenimiento de la democracia, no han procurado el amparo legal adecuado para un conjunto histórico, artístico y cultural, patrimonio de los gijoneses, de los asturianos y de todos los españoles. Desconozco las razones. Porque no existen. No existe razón alguna».

Otro de los edificios emblemáticos de la ciudad, la antigua fábrica de tabacos de Cimadevilla, tampoco aparece en la exclusiva lista (aunque sí lo está todo el barrio, en general, como conjunto histórico).

Tiene Gijón, en estos momentos, menos BIC que Cabrales y Cangas de Onís, por ejemplo y casi tantos como Langreo, Mieres y Peñamellera Alta, entre otros. La comparación con Oviedo es casi innecesaria: 45 elementos declarados Bienes de Interés Cultural en la capital.

Cuando la Universidad Laboral y su entorno (porque la consejería ha establecido todo un amplio perímetro de protección) sean declarados oficialmente BIC, lo hará con la categoría de monumento, que incluye «edificios, obras o estructuras arquitectónicas o de ingeniería de interés singular». La ley asturiana de Patrimonio recoge que, junto con el inmueble, se pueden incluir otras instalaciones y accesorios, que «formen unidad con el mismo». Los Bienes de Interés Cultural pueden ser también conjuntos históricos (el caso de Cimadevilla), zona arqueológica (están recogidos los yacimientos de la Campa Torres y de Cimadevilla), jardines, vías y sitios históricos (de estos tres últimos no hay ningún ejemplo recogido de Gijón). Formar parte de un conjunto histórico no es incompatible con la declaración individualizada como BIC. De hecho, hay casos en el municipio: el Palacio de Revillagigedo y la Casa Natal de Jovellanos.

El expediente de la Universidad Laboral inicia ahora toda una tramitación que deberá contar con informes de no pocas instituciones y del acuerdo favorable del Consejo de Patrimonio Cultural de Asturias. Y cuando sea oficial la catalogación, estará sujeta por ley a toda una serie de restricciones, como ya ocurre en el resto de elementos BIC. Cualquier obra e intervención en el conjunto debe contar con la autorización expresa de la Consejería de Educación, «y sólo serán autorizables cuando recojan adecuadamente el respeto de sus valores culturales». Entre otras cosas, la ley obliga a conservar «las características tipológicas de ordenación espacial, volumétricas y morfológicas del bien». Aunque se da la circunstancia de que en este caso el Principado será, en cierto modo, juez y parte: propietario del inmueble y responsable de dar luz verde a las intervenciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos