Complicado rescate en alta mar del ferry 'Norman Atlantic' debido al mal tiempo

Imagen del barco incendiado. /
Imagen del barco incendiado.

El barco es uno de los que cubrían la ruta de la autopista del mar de Gijón

EFEatenas

Un pasajero griego murió y más de 300 personas seguían bloqueadas este domingo, en condiciones meteorológicas muy difíciles, a bordo de un ferry presa de un incendio en el canal de Otranto, entre Grecia e Italia, pese a una titánica operación de rescate que ya permitió salvar a 165 personas. El ciudadano griego es la primera víctima entre los 478 pasajeros del " Norman Atlantic", un ferry de bandera italiana fletado por la compañía griega Anek, que realizaba el enlace Patras-Ancona, pero la operación de rescate está siendo muy compleja.

Una gran operación de salvamento que reúne a barcos griegos e italianos y helicópteros italianos ha trabajado en condiciones sumamente difíciles desde por la mañana, con vientos de 10 en la escala de Beaufort (que tiene 12), lluvias torrenciales, granizo y olas de seis metros de altura, aunque la situación ha mejorado por la tarde.

El pasajero griego (había 268 griegos a bordo incluidos 34 miembros de la tripulación), que se resbaló y cayó al agua junto con su esposa, fue encontrado sin vida por la guardia costera italiana, pese a los intentos de rescatarlo con helicópteros. Su mujer pudo, por su parte, ser salvada y transportada al puerto italiano de Brindisi.

La guardia costera italiana anunció que un remolcador, el Marietta Barretta, consiguió amarrar al ferry en llamas, lo que debería permitir estabilizar el barco y acelerar la evacuación de los que siguen a bordo. Un pasajero griego, Nikos Papatheodossiou, afirmó al canal de televisión Mega que la operación de remolque había comenzado. "Avanzamos a dos o tres millas por hora, el barco se escora, hay mucho humo, y no sabemos cuánto tiempo aguantaremos", declaró Papatheodossiou, que añadió que todos los niños (unos cuarenta según un recuento de la AFP) habían sido evacuados.

Sobre las 18H30 GMT, solo se había rescatado a 165 personas. Barcos albaneses y buques mercantiles que se encontraban en la zona también colaboraron en la operación a última hora de la tarde.

Fuego controlado

La compañía marítima griega Anek aseguró, no obstante que la situación de su ferry está "bajo control". Ya solo "hay humo", indicó su portavoz a la agencia de prensa griega ANA, y "se está llevando a cabo un nuevo intento para que otros barcos se acerquen al ' Norman Atlantic' para rescatar a los pasajeros con la ayuda de cuerdas".

La compañía griega, que alquila el ferry a su propietario italiano, confirmó que la operación de remolque del barco había comenzado pero "se interrumpió al romperse la cuerda del remolcador". Poco antes, la guardia costera italiana había indicado que el remolcador "Marietta Barretta" había logrado arrimarse al ferry. El destino del barco, del que se rescataron 167 de los 478 pasajeros a bordo, seguía siendo incierto, aseguró Anek. Según la compañía, "las autoridades italianas insisten en remolcar el barco hacia Brindisi", en Italia, a pesar de que Albania está mucho más cerca.

El transbordador partió del puerto del Peloponeso el sábado alrededor de las 15H30 GMT, luego hizo escala en Igumenitsa (norte de Grecia) y debía llegar a Ancona este domingo a las 15H30 GMT.

Sin embargo, hacia las 02H00 GMT del domingo, cuando se encontraba en el canal de Otranto, cerca de la pequeña isla de Othonoí, lanzó una llamada de auxilio por la declaración de un incendio a bordo, concretamente en el garaje.

A bordo viajan principalmente griegos (268), turcos (54), italianos (44), albaneses (22), alemanes (18), suizos (10), y franceses (10), aunque también había rusos, austriacos, británicos y holandeses.

El periodista griego Angelos Moschovas dijo a la cadena Mega TV que los remolcadores han podido "echar agua al ferry, lo que ha ayudado a controlar las llamas". Los barcos de salvamento han lanzado escaleras a los pasajeros para evacuarlos y los helicópteros también han rescatado a personas atrapadas, sacándolas de dos en dos.

Algunos pasajeros que pudieron ser interrogados telefónicamente por los medios de comunicación griegos parecían menos asustados por el fuego mismo, señalando llamas "que disminuyen", que por su peligrosa situación en medio del mar embravecido.

"Todos estamos en el puente, estamos mojados, tenemos frío, tosemos a causa del humo, hay mujeres, niños y ancianos", indicó al mismo canal con voz fatigada otro pasajero, Giorgos Styliaras.

"Nuestros zapatos comenzaron a derretirse en la cabina de recepción", dijo a la televisión Mega un pasajero.

La compañía Anek no se ha pronunciado hasta después del mediodía, y lo ha hecho con un breve comunicado en el que explicaba sucintamente los acontecimientos, agregando que la evacuación "seguía en marcha".

El " Norman Atlantic", propiedad de la empresa italiana Visemar di Navigazione fue construido en 2009, mide 186 metros de largo y puede recibir a 492 pasajeros, según sitios especializados, por lo que en el momento del accidente estaría casi completo lleno.

El barco

El ro-pax italiano 'Norman Atlantic', todavía con el nombre de Scintu comenzó a prestar servicio en la autopista del mar entre Gijón y Saint Nazaire el 3 de noviembre de 2013. Es un buque algo mayor que el 'Norman Asturias', que también realizaba la misma travesía, aunque de características muy sismilares. Fue construido en 2009 en los astilleros italianos Visentini y se botó el 2 de noviembre de ese año, con el nombre de Akeman Street. Fue operado por T-Link Lines para dar servicio a la autopista del mar entre Génova y Termini Imerese (Sicilia), aunque en 2011 la compañía quebró y el barco fue alquilado por Saremar para unir Golfo Aranci (Cerdeña) con Civitavecchia, cerca de Roma. Fue en este momento cuando el barco se rebautizó con el nombre de Scintu, en honor al héroe militar italiano Raimondo Scintu, que luchó en la Primera Guerra Mundial. Posteriormente, cubrió la línea Olbia (Cerdeña)-Civitavecchia, Génova-Palermo (para la naviera Grandi Navi Veloci) y Livorno-Olbia (para Moby).

De última generación

Está considerado un ro-pax (transporta pasajeros y mercancía rodada) de última generación. Tiene 186 metros de eslora, 26 de manga y 6,1 de calado. Con un peso muerto de 7.800 toneladas, dispone de 2.255 metros lineales de carga, con capacidad para 350 coches, así como posibilidades para acoger 840 pasajeros, 428 de ellos en camarotes. La velocidad máxima que alcanza es de 23 nudos. Su último viaje entre El Musel y Nantes lo realizó el 16 de septiembre de este año.