El Alfonso Camín se moviliza tras dos meses con las obras paralizadas

Colegio Alfonso Camín, en Roces, vallado por las obras que quedaron paralizadas. /
Colegio Alfonso Camín, en Roces, vallado por las obras que quedaron paralizadas.

La Consejería de Educación y el Ayuntamiento se acusan mutuamente de tener bloqueado el proyecto de ampliación

OLGA ESTEBANGijón

Las administraciones no se ponen de acuerdo, mientras la comunidad educativa del colegio público Alfonso Camín, de Roces, sigue esperando por la necesaria ampliación del colegio. A las familias se les ha agotado la paciencia y tras dos meses de paralización han decidido movilizarse. Los trabajos de ampliación (que dependen el Principado) del edificio de Infantil comenzaron el pasado 6 de octubre. Pero, tal y como adelantó EL COMERCIO, un mes después todo quedó en suspenso. Los obreros habían encontrado una tubería de la EMA con la que no contaban. El 10 de noviembre, la empresa adjudicataria, OCA Construcciones y Proyectos, dejó de trabajar. Y hasta hoy. Fuentes de la Consejería de Educación aseguraban hace unos días que se estaba negociando con la EMA, sin que hubiera fecha prevista para el reinicio, porque había que buscar una solución para esa tubería.

El director general de Personal Docente y Planificación Educativa, José Antonio Fernández Espina, ha remitido una carta a la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, en la que le solicita que «desbloquee» la situación. Dice Espina que la consejería solicitó al Ayuntamiento y la EMA que «dieran las órdenes oportunas para modificar el trazado de dicha conducción, así como la retirada de la citada tubería». Según Educación, desde entonces solo ha habido conversaciones informales en las que el Ayuntamiento «pretende que sea el Principado quien asuma las tareas de reconducción y retirada de la citada tubería», algo a lo que no están dispuestos porque «la parcela es municipal». Y el Principado no puede actuar sobre la red de aguas».

Por su parte, el gerente de la EMA, Pablo Álvarez Cachero, opina justo lo contrario. Considera que es responsabilidad de quien contrata las obras, en este caso el Principado, «hacer los cambios oportunos en las redes afectadas. Al igual que nosotros lo hacemos, por ejemplo, con HC, cuando los trabajos son nuestros». Hay dos opciones, dice: hacerlo directamente la administración o que lo haga la empresa. Eso sí, el coste siempre correría a cargo de la administración. La tubería afectada, explica Cachero, ya no es necesaria, por lo que podría ser anulada, después de hacer un 'by pass' para conectarla con la red. Dice el gerente que «ya hemos informado al Principado» y que es «su problema» solucionar el asunto.

Protesta el día 23

Las familias se han cansado de la situación. En una asamblea convocada ayer por el AMPA, han decidido pasar a la acción. Lo primero será una manifestación el día 23, a las 9.15 horas, alrededor del centro. Y después, lo que sea necesario. «Escritos, concentraciones, protestas...», explica la presidenta, Natalia Fernández. Mientras Ayuntamiento y Principado se pelean, parte del patio está vallado y algunos alumnos, en aulas prefabricadas que, además, esperan mejoras. El Principado advierte de que si las obras no concluyen a tiempo, el centro no tendrá capacidad para «ubicar al nuevo alumnado del centro».