Excelentes y reivindicativos

Una de las fotos de familia que se hicieron los premiados al final de la ceremonia con las autoridades regionales y locales. /
Una de las fotos de familia que se hicieron los premiados al final de la ceremonia con las autoridades regionales y locales.

37 estudiantes reciben los premios extraordinarios de ESO, Bachillerato y FP

ELENA RODRÍGUEZGijón

Profesores, compañeros y familiares acompañaron ayer, en la Universidad Laboral, a los 37 estudiantes de Educación Secundaria (ESO), Bachillerato y Formación Profesional que recibieron los premios por su esfuerzo personal, expediente y rendimiento académico concedidos por la Consejería de Educación. La ceremonia de entrega comenzó con los alumnos de ESO distinguidos por la dedicación demostrada para superar dificultades personales, educativas o enmarcadas en el contexto familiar o sociocultural. Fueron ellos los más aplaudidos y en su nombre habló Nicanor Álvarez Delgado, del IES Rey Pelayo de Cangas de Onís, quien, hablando despacito, despertó las sonrisas por su brevedad.

Los galardones

Al esfuerzo personal en ESO. Nicanor Álvarez, Joselin Mancilla, Ethan González, Santiago Rendón y José Manuel Fernández.
Rendimiento académico (ESO). Lorcan Quain, Marta Martín, Francisco Fernández, Javier del Riego, Sergio Sierra, Guillermo Mijares, Patricia Aguilar y Omar Clemente.
Bachillerato Ignacio González, Leticia Rodríguez, Mateo Hevia, David González, Laura González y Pablo Moro.
FP Myriam Castrillo, Armando Amieva, María Álvarez, Manuel Ángel Fernández, Amelia Duque, Sheila Pascual, Manuel Feito, Juan José Fernández, Noelia Marisol Lomba, Diego Pinilla, Manuel Castrillo, Carlos Álvarez, José Manuel Rábano, Verónica García, Raquel Gavilán Suárez, Rebeca García, Jorge Suárez y Carlos Fernando Marijan.

Su primer agradecimiento fue dirigido a sus profesores. La figura del docente estuvo muy presente en todas las intervenciones. Lorcan Quain, del IES Pando de Oviedo y representante de los alumnos que recibieron el galardón tras hacer una prueba entre los mejores expedientes de ESO, apuntó que «estos premios son una motivación, y demuestran que el esfuerzo merece la pena, que los profesores no han perdido el tiempo con sus alumnos».

Pero si hubo un discurso diferente ése fue el de Ignacio González, del IES Doña Jimena, de Gijón y que ahora estudia Matemáticas y Física en Oviedo. Subió al atril ataviado con la camiseta verde de defensa de la escuela pública. «Con esta distinción, los premiados en Bachillerato ganamos el derecho a acceder a la Universidad sin pagar matrícula. Se nos premia con un derecho universal, por muy irónico que suene. Muchas gracias. El acceso a la educación superior ha de ser libre para quien tenga la capacidad de disfrutarlo y no debería estar sujeto a ningún límite, a ninguna nota, examen y, muchísimo menos, al poder adquisitivo familiar. Me alegro mucho de este premio, pero no significa que merezca entrar gratis más que mis compañeros, que han tenido que abonar más de mil euros por el privilegio de disfrutar de un servicio público».

Y en pleno debate sobre la próxima aplicación de la LOMCE en Bachillerato, apuntó que los galardonados deben «sentirse afortunados de pertenecer, quizá, a una de las últimas generaciones que puede disfrutar de una educación igualitaria, en la que no han intervenido ni empresas privadas ni entidades religiosas». Tras la intervención de Myriam Castrillo, estudiante de Artes Gráficas del IES Emilio Alarcos de Gijón, la directora general de FP, Victorina Fernández, les animó a seguir aprendiendo: «Solo quien se empecina en aprender aquello que desconoce es capaz de descubrir todas las aristas del mundo, poseer las claves para interpretarlo y posicionarse».