Cencerros por el bus escolar

Los padres y niños afectados por los recortes en transporte escolar, antes de empezar la manifestación, en la plaza del Seis de Agosto./
Los padres y niños afectados por los recortes en transporte escolar, antes de empezar la manifestación, en la plaza del Seis de Agosto.

Padres de Fano, Quintes y Colunga protestan contra la falta de paradas para sus hijos | «No es un problema económico, es cuestión de justicia», reclaman. La manifestación, en la que participaron los niños, recorrió el centro

ALICIA G.-OVIESGIJÓN

Durante más de media hora, unos cuarenta padres de Fano, Quintes y Colunga recorrieron el centro de Gijón para protestar por los recortes en el transporte escolar. El ruido de los cencerros fue el protagonista de una marcha cívica que comenzó en la plaza del Seis de Agosto y que en cierta medida simboliza la reivindicación de la escuela rural. Al frente de la manifestación, dos pancartas en las que podía leerse 'Recuperemos la parada de Fano-Zalce' y 'La consejera en limusina y Xana y Laura en casina. Transporte escolar para todos'. Los niños también estuvieron presentes durante la marcha e, incluso, alguno de ellos participó en el reparto de folletos a los transeúntes que se cruzaban por el camino. El tiempo no acompañó, y la lluvia estuvo presente durante buena parte del trayecto, pero eso no solo no fue un obstáculo sino que sirvió para lucir unos paraguas rojos con el eslogan 'Escuela pública y laica'.

El fin del recorrido fue la plaza de Italia. Allí reivindicaron algo que consideran «no es un problema económico, es cuestión de justicia».

«Son solo 21 segundos más»

«La consejera debe estar ciega y sorda porque no se entera de lo que pedimos. Y lo que pedimos es muy poco», afirmaba tras acabar la marcha María Soledad Mayo, vecina de Fano. A su hijo, Diego Fernández, le separan 1,3 kilómetros de su parada de autobús. En su caso lo que piden es que el bus recorra unos metros más para recogerlo. «Son sólo 21 segundos», decía Mayo, que afirmaba que ni se plantea que su hijo pueda ir caminando al colegio por lo peligroso de la vía.

En una situación parecida se encuentran padres de Colunga y Quintes. «Es una cuestión de seguridad. Hay niños de 3 años de edad que tienen que circular por una carretera que no tiene ni aceras ni arcenes», asegura Dioni Novel, uno de los padres afectados en Quintes. En esa zona el autobús sigue pasando por delante de la parada, pero sin detenerse. Los afectados por esta situación han mandado dos escritos a la Consejería de Educación para trasladarle su problema. El primero fue enviado el 19 de noviembre y el segundo el 22 de diciembre. Ninguno ha recibido respuesta por ahora. «También le pedimos una cita, pero no hemos tenido contestación», reconoce Mayo. Su lucha, aseguran, continuará.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos