Somió, tres semanas sin teléfono

Una supuesta avería deja sin línea a comerciantes y vecinos, que critican la «pasividad» de la empresa

L. RAMOS

«¿Cómo cojo los pedidos? ¿Quién me devuelve los clientes que haya podido perder en estas tres semanas?». Estas son las preguntas que se repite una y otra vez María del Carmen Pérez, copropietaria de la Carnicería Somió y una de las afectadas por el corte de línea telefónica que, desde el pasado 27 de enero, sufren multitud de vecinos y comerciantes de la zona de Somió.

La incidencia, que sólo afecta a los clientes de una determinada compañía telefónica, está trastocando seriamente la vida de los parroquianos, según ellos mismos señalan. «Mi madre es mayor y dependiente. Es usuaria de un servicio de teleasistencia que, debido a este problema con el teléfono, no funciona. No me quiero imaginar qué pasaría si le sucede algo», lamenta el gerente de La Tienda, César Cuesta. Al igual que su vecina María del Carmen, César optó hace unos días por cambiar de compañía ante la «pasividad» de la empresa, a la que llama una vez al día desde hace tres semanas. «Unos días me tienen veinte minutos esperando para que al final se ponga un operador que no sabe ni lo que pasa ni cuándo se va a arreglar, y otras me ponen directamente con una grabación que dice que 'los técnicos están trabajando para solucionar la avería'», explica, irritado.

Sin embargo, no todos los negocios afectados pueden permitirse el 'lujo' de cambiarse de compañía. Covadonga Moriyón, propietaria de un establecimiento mixto de Loterías y Apuestas del Estado, lamenta que, en su caso, los terminales con los que trabaja pertenecen a la compañía telefónica que sufre la avería. «Al principio me dijeron que estaban esperando a que se secase un cable mojado, hace unos días que se había caído un árbol y se inundó una zona por la que pasan las líneas... El caso es que nadie me ofrece una solución y yo necesito el teléfono para trabajar», apunta.

 

Fotos

Vídeos