Sin comunicación no hay éxito

Jorge Roces, Rafael Álvarez, Juan Vicente Piñera, Pablo Roza, Adelino Álvarez, Juan José del Coz, Matilde Hoelscher y Eva Pando, ayer, antes de la presentación. /
Jorge Roces, Rafael Álvarez, Juan Vicente Piñera, Pablo Roza, Adelino Álvarez, Juan José del Coz, Matilde Hoelscher y Eva Pando, ayer, antes de la presentación.

El ingeniero Adelino Álvarez destaca la importancia de saber transmitir información en la presentación de los premios Ingeniería en Positivo de la EPI

LUCÍA RAMOS

«No se sabe lo que no se sabe comunicar». Esta frase se la oyó a un profesor, hace más de veinte años, el jefe del Departamento de Ingeniería Mecánica de Fluor, Adelino Álvarez, y se la transmitió a los alumnos de la Escuela Politécnica de Ingeniería que ayer asistían a la presentación de los sextos premios Ingeniería en Positivo.

«En todo proyecto industrial hay muchas partes implicadas que deben ir engranándose en una maquinaria para llegar a un buen fin», explicó. Es entonces, añadió, cuando entra en juego la comunicación. «Ahora mismo tenemos un proyecto en Kazajstan en el que trabajarán unas 7.000 personas. Cada una de ellas genera gran cantidad de información que debe ser capaz de transmitir correctamente para poder funcionar de forma coordinada», apuntó. El éxito del proyecto, añadió, «depende en buena medida de vuestras habilidades a la hora de gestionar la información. Sin comunicación no hay éxito».

Álvarez advirtió a los alumnos de que la comunicación pasará a formar parte de su vida desde el primer momento en el que entren en el mercado laboral. «Un buen ejemplo es el currículum, que es más que una recopilación de información personal. Es la única forma que tiene la empresa de hacerse un retrato de vosotros y cada pequeño detalle cuenta». Lo mismo sucede, apuntó, con las entrevistas de trabajo. «En ese momento no sólo importa el contenido de las respuestas, sino vuestra capacidad de estructurar las ideas y transmitirlas o de captar la atención del entrevistador», explicó.

«Buena parte de vuestro éxito profesional y personal va a depender de vuestras habilidades comunicativas, pero podéis estar tranquilos: no son un don divino y se pueden aprender con ganas e interés», señaló Álvarez. En este sentido, el ingeniero ofreció seis claves a los estudiantes: dominar bien el castellano, organizar las ideas de forma clara y sencilla de forma que el interlocutor no tenga que hacer un esfuerzo extra para entenderlos, cultivar la habilidad de hablar en público, cuidar el mensaje y buscar la mejor forma de transmitirlo, pensar en el interlocutor y adaptarse a él y saber escuchar.

4.500 euros en premios

A la presentación asistieron los impulsores del certamen, Rafael Álvarez y Jorge Roces; el delegado de Fluor en Asturias, Juan Vicente Piñera; el manager de MBA Institute, Pablo Roza; el subdirector de Estudiantes y Relaciones con Empresas de la EPI, Juan José del Coz; la directora de la Fundación Universidad de Oviedo, Matilde Hoeschler, y la directora del Centro Europeo de Empresas e Innovación, Eva Pando. Todos ellos animaron a los alumnos a participar en estos premios en cualquiera de sus dos categorías -Medio Ambiente y Bioingeniería- presentando un proyecto original entre el 1 de abril y el 30 de junio. Habrá dos premios, cada uno de 1.500 euros en metálico, y un tercero de la misma cantidad en concepto de servicios para la puesta en marcha de una empresa derivada de la idea ganadora.