Lumo Arquitectos gana el concurso de ideas para rehabilitar el barrio de Portuarios

Lumo Arquitectos gana el concurso de ideas para rehabilitar el barrio de Portuarios

Su propuesta de rehabilitación integral, 'También la lluvia', contempla un coste de ejecución de 5,2 millones de euros

I. V.GIJÓN

El proyecto 'También la lluvia' de Javier García García y Alfredo Rodríguez Álvarez, ambos del estudio ovetense Lumo Arquitectos, ha sido el ganador del concurso de ideas convocado por el Ayuntamiento para la rehabilitación integral de una barriada de diez edificios en el poblado de Portuarios. En su propuesta prevén un coste de ejecución de la obra de 5,2 millones de euros, que serán costeados por el Ayuntamiento a través del plan municipal de ayudas a barrios degradados. A la convocatoria concurrieron 31 equipos de arquitectura. El segundo puesto del concurso fue para el proyecto 'Bruma', de Úrsula Díaz, Marcos Gómez, Gonzalo Martín y María León, y el tercero para 'Unión limpia y eficiente', del estudio Arquiyurban.

La propuesta ganadora aboga por mantener una imagen unificada entre los diez edificios que serán objeto de intervención y por conservar elementos como los balcones y aleros que destacan en la fachada de algunos de los bloques. Al mismo tiempo ofrece soluciones a la accesibilidad, con caminos peatonales de tránsito entre los edificios que conectarán todos los accesos y nuevos núcleos con escaleras y ascensores adosados a la fachada, e incorpora tendederos exteriores, que irán ocultos tras chapas de acero microperforadas para evitar un impacto en la estética del inmueble.

Para la mejora del aislamiento térmico las fachadas se revestirán con placas de poliestireno expandido de 140 milímetros y posteriormente se aplicará una acabado con mortero acrílico. En las ventanas se sustituirán las carpinterías actuales, poco eficientes, por otras de PVC de tres cámaras. En las cubiertas se instalarán tejas cerámicas sobre una base de fibrocemento térmicamente aislada con lana de roca y un nuevo sistema de canalones y bajantes. Además se ofrecen mejoras que incrementan un 30% la eficiencia energética de los edificios, como el uso de ascensores de bajo consumo que además generan energía a través del efecto dinamo -la cabina cargada, al pesar más que el contrapeso, baja por efecto de la gravedad, generando energía; al quedar vacía, es el contrapeso el que tira de la cabina, con el mismo efecto-.

La actuación distingue entre los seis edificios de los años 50, que conservarán sus portales y llevarán los nuevos módulos de escaleras y ascensor adosados a la fachada trasera, y los cuatro de construcción posterior, en los que los nuevos módulos irán en la fachada delantera y representarán el acceso principal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos