GIJÓN SE MUEVE

La movilización ciudadana es la llave para relanzar el plan de vías. Urge romper con la pasividad y el abandono que envuelve el proyecto

GIJÓN SE MUEVE
EL COMERCIO

Las veinticuatro organizaciones agrupadas en la plataforma en defensa del plan de vías, liderada por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Gijón, han llamado a la ciudadanía para concentrarse hoy, a las siete de la tarde, junto al solarón, para movilizarse por la exigencia de un proyecto concreto, con presupuesto y plazo de ejecución. La paciencia de los gijoneses se ha agotado al comprobar que la mayor transformación urbana planeada para esta ciudad, a caballo de un ambicioso proyecto ferroviario, dentro de un planteamiento de comunicación intermodal, daba paso a un monumental fiasco: ni estación intermodal ni tren suburbano ni urbanizaciones en la zona liberada por la eliminación de la playa de vías. Y lo peor de todo, sin futuro.

El secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, en la entrevista que tuvo con los dirigentes de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Gijón, reconoció que no había proyecto ni dinero reservado. Habló de poner en valor las actuaciones realizadas con las plusvalías que se obtengan de las dos parcelas del solarón que se van a comercializar. Llama la atención que no haya un euro para Gijón y que el mismo Ministerio de Fomento, en Cartagena, a partir de una sociedad mimética a Gijón al Norte, asuma casi todo el presupuesto de la segunda terminal del AVE. O que en Vigo toda la operación ferroviaria corra igualmente a cargo de dicho ministerio. Esta política de relegar el plan de vías de Gijón en favor de otros objetivos también se dio con la anterior Administración central, cuando, de común acuerdo con el Gobierno de Zapatero, la Corporación socialista gijonesa y el Principado aceptaron desviar 63,4 millones de fondos europeos del plan de vías de Gijón a la variante de Pajares.

Urge romper con la pasividad y el abandono que envuelve el proyecto del plan de vías. Tras trece años de incumplimientos, sólo la movilización de los gijoneses y la determinación de sus instituciones representativas pueden invertir la situación. Es fundamental mantener la unidad lograda en torno a las reivindicaciones de la plataforma. El PP también se ha integrado en ella y, por lo tanto, los logros que se alcancen son de todos. Ningún interés partidario debe erosionar la unidad conseguida en torno a los intereses generales de la ciudad. La cercanía de la campaña electoral no debe interferir en el plan de actuación que se marque la plataforma, cuyo principal objetivo es convencer al Gobierno central de la necesidad de involucrarse con ideas, recursos y compromisos concretos en el plan de vías, así como reclamar al resto de administraciones la compenetración y el cumplimiento de sus obligaciones en ese proyecto.

Esta semana se ha producido un anuncio importante. La ministra de Fomento, Ana Pastor, en declaraciones a EL COMERCIO, se mostró decidida a recuperar la centralidad de la estación intermodal. Avanzó que se estaba diseñando un nuevo proyecto con dos premisas irrenunciables: recuperar la centralidad de la estación y aprovechar el túnel construido. Supone una mejora sobre lo previsto y una entera rectificación del diseño esbozado por el mismo equipo ministerial en 2012. La recuperación de la centralidad de la estación intermodal coincide con el proyecto presentado por la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, el pasado mes de enero, que fue entonces desechado por el secretario de Estado de Infraestructuras y el Principado. Es de esperar que si la centralidad de la estación se concreta, el Principado no haga cuestión de principios mantener la estación alejada del centro. En cualquier caso, la clave ahora está en el compromiso económico del Ministerio de Fomento, ya que no se puede dejar todo al albur de la evolución del mercado inmobiliario para financiar las actuaciones. Así se pueden perder otros trece años. Es importante que los gijoneses sepamos que la unidad ciudadana, asociativa e institucional es la llave para no perder el tren del plan de vías.