Lavado de cara en Marqués de Casa Valdés

Recreación infográfica del proyecto residencial. /
Recreación infográfica del proyecto residencial.

El proyecto residencial en dos inmuebles catalogados reactivará la construcción de obra nueva en el centro tras muchos meses de sequía

MARCOS MORO

Una promoción en el arranque de la calle de Marqués de Casa Valdés pondrá fin a muchos meses de sequía de nuevos proyectos inmobiliarios en el centro urbano. Se trata de una iniciativa singular para desarrollar 23 viviendas, 60 plazas de garaje y unos 30 trasteros en dos inmuebles catalogados (los números 2 y 4 de la calle).

La configuración actual del edificio es de semisótano, planta altillo y tres alturas más bajocubierta. Tanto el Plan General de Ordenación (PGO) como el catálogo urbanístico vigentes permiten recrecer una altura más y realizar una planta bajocubierta.

La mayoría de las viviendas serán de tres dormitorios, de aproximadamente 100 metros cuadrados útiles, pero también se comercializarán viviendas de dos y hasta de cuatro habitaciones. Los 23 pisos proyectados en este emblemático edificio se distribuirán en cinco plantas y bajocubierta y serán referentes en obra nueva, no solo por su ubicación en el centro de Gijón, en segunda línea de la playa de San Lorenzo, sino también por sus altos estándares de diseño, calidad y eficiencia energética.

Ambos inmuebles datan de principios del siglo XX y tras una serie de vicisitudes acabaron siendo propiedad de Aliseda, la inmobiliaria del Banco Popular. El solar sobre el que se asientan cuesta 3,5 millones de euros después de que en la última década trataran sin éxito de construir allí promotores como Bericua, Cascos, Asturcasa, Coto de los Ferranes y una firma murciana.

El proyecto residencial será acometido finalmente por dos promotoras de capital íntegramente asturiano que suman 70 años de experiencia conjunta: la gijonesa Asprusa y la ovetense Grupo Goncesco. Ambas empresas se han asociado en la firma Goya Intercontinental para pilotar esta singular operación inmobiliaria cuya planificación técnica recaerá en el arquitecto proyectista Antonio Carroquino. Éste ha diseñado una optimizada distribución interior, para que las viviendas tengan la máxima superficie útil habitable, con espacios bien aprovechados y miradores que confieren gran luminosidad al interior a través de la fachada principal.

La configuración del proyecto se basa en las directrices que ha marcado la Comisión del Catálogo del Ayuntamiento en el expediente que ya había iniciado la anterior propiedad del edificio y que la sociedad Goya Intercontinental ha continuado con su tramitación en el punto en que ésta los había dejado.

La intervención no consistirá en una rehabilitación integral, sino que se posibilitará la reestructuración del interior del edificio conservando los elementos de interés que se recogen en el catálogo. Se hará una nueva cimentación y una nueva estructura, rehabilitando y reconstruyendo 40 metros lineales de la fachada principal de Marqués de Casa Valdés.

Vistas al mar

Los precios de venta serán ajustado a la calidad de construcción que los promotores esperan ofrecer, teniendo en cuenta que todas las viviendas serán personalizables por cada comprador y que los propietarios tendrán posibilidad de disponer de plazas de garaje y trastero en el mismo edificio. Otro elemento que influirá en el precio es que algunos de los pisos de esta promoción gozarán de vistas al mar a través de la calle de Eladio Carreño. Además, se va a buscar la obtención de la máxima certificación de eficiencia y ahorro energéticos (A).

Sea como fuere, los empresarios remarcan que su intención es salir al mercado a precios competitivos y que estén por debajo de la media actual del precio por metro cuadrado útil de obra nueva actual en el centro de Gijón. Los compradores contarán con condiciones ventajosas de financiación con el Banco Popular.

Los promotores solicitaron licencia de obra al Ayuntamiento de Gijón el pasado 19 de marzo con la presentación por registro de la documentación necesaria. En ella se recogen todos los requisitos fijados por la Comisión del Catálogo, por lo que los empresarios entienden que la tramitación será muy rápida. Los promotores que, en breve iniciarán la comercialización de las viviendas, creen que durante el verano ya podría ponerse en marcha la intervención.