Las cuentas de los concejales de Gijón

El pleno de investidura./
El pleno de investidura.

Los ediles de la nueva Corporación publican su declaración de bienes con datos llamativos, como los escasos ahorros de algunos o las abultadas cuentas y propiedades de otros

MARCOS MOROGijón

La nueva Corporación municipal, en la que por primera vez coexisten seis grupos políticos distintos, ha hecho pública su declaración de bienes y actividades. Los 27 ediles han puesto negro sobre blanco cuál es su patrimonio y aquella persona que quiera consultarlo puede hacerlo en la web municipal, donde también se encuentra la información referida a los ediles salientes.

Según esta documentación, la alcaldesa Carmen Moriyón posee dos cuentas corrientes con algo más de 6.400 euros, un piso adquirido en 2009, un plan de pensiones que roza los 9.000 euros, un seguro que asciende a 230.000, un Peugeot 407 y debe 211.477 euros de una hipoteca. En estos cuatro años como regidora ha perdido la propiedad de dos viviendas y un coche.

Sin embargo, destacan más los bienes publicados por algunos concejales, unos por contar con cuentas corrientes abultadas y otros por todo lo contrario, con apenas unos euros de ahorro a pesar de llevar años en política o desarrollar carreras profesionales reconocidas. En el primer caso destaca la edil de Izquierda Unida y diputada nacional Ana Castaño, que declara 90.000 euros en cuentas de ahorro y depósitos a plazo y otros 122.000 en tres fondos de inversiones; o su compañero Aurelio Martín, antes diputado en la Junta del Principado, con casi 75.000 euros en varias cuentas y cinco propiedades inmobiliarias, una de ellas en Madrid. Compite en esa faceta con Sofía Cosmen, del PP, que declara un chalé en Gijón y cinco propiedades al 50% en Ponferrada.

El portavoz de Xixón Sí Puede, director del Colegio Jovellanos, declara una libreta de ahorro con 60.000 euros, un piso, un coche y un cuadro de Kiker; y el edil José Orlando Fernández, cuentas y depósitos por valor de 65.000; mientras que el portavoz de la junta de gobierno Fernando Couto publica 62.000 euros en tres cuentas, la mitad de una finca en Quintes y una casa en Cabueñes.

En el otro lado de la balanza, ediles como el socialista César González, asesor del grupo municipal del PSOE en la última legislatura, que cuenta con un coche comprado en 2014 y un piso con una hipoteca de 110.672 euros por amortizar, pero solo tiene 900 euros en su cuenta; el concejal de Seguridad Ciudadana Esteban Aparicio, que declara tener el 25% de un piso, pero solo 1.284 euros de ahorros; mientras que David Alonso, de Xixón sí Puede, es propietario de la mitad de cuatro fincas en Sariego, pero no incorpora ninguna cuenta corriente a su declaración. La edil socialista Lara Martínez tiene la mitad de una parcela y el 100% de un cuarto trastero.

Por su parte, el portavoz del PP, Mariano Marín, declara solo 2.600 euros de ahorros, aunque posee dos planes de pensiones que ascienden a 84.000 euros, además de varias propiedades y un cuadro de Nicanor Piñole, y el único representante de Ciudadanos en el Ayuntamiento, José Carlos Fernández Sarasola, tiene una cuenta con 1.169 euros, aunque también es propietario de la mitad de un piso, una plaza de garaje, otra al 50% y tiene acciones del Sabadell y Telefónica.

El registro de intereses de actividades y de bienes, que está contemplado en la Ley de Régimen de Bases Local, es un indicador de transparencia y el Ayuntamiento de Gijón presume de ser el primero de España que dio a conocer todos los ingresos y bienes de sus concejales.

De 1,6 a 2,2 millones de euros

Los patrimonios declarados por los nuevos munícipes gijoneses se dan a conocer en un momento en que los grupos han acordado un importante aumento de las liberaciones, con el único rechazo de Xixón Sí Puede, en virtud del cual 23 de los 27 concejales cobrarán del Ayuntamiento y tendrán a su disposición a 23 asesores. Los partidos justifican el aumento de los costes salariales (500.483 euros más al año, incluyendo las cotizaciones a la Seguridad Social) y de las asignaciones económicas a los grupos, a pesar de que muchos ciudadanos siguen sumidos en una situación complicada, en la entrada de Xixón Sí Puede y Ciudadanos. De hecho, formaciones como el PSOE consideran que la «anomalía» era la situación de escasez de recursos para la oposición que se vivió en el anterior mandato de Moriyón.

Los gastos de la estructura en Gijón de concejales liberados, asesores y grupos municipales pasará de los 1,6 millones de euros de 2011 a aproximadamente 2,2 millones de euros en 2015. De esta forma, estos costes pasarán de representar el 0,75% al 1% del presupuesto total del Ayuntamiento.

Algunas voces ya apuntan que el nuevo reparto de liberaciones puede ser declarado ilegal aludiendo a la disposición transitoria décima, de aplicación de las limitaciones referidas al número de personal eventual y cargos públicos con dedicación exclusiva, de la Ley 27/2013, de 27 de diciembre, de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local. Una normativa estatal que impide que se puedan aprobar más liberaciones que las vigentes a 31 de diciembre de 2012. En el pleno de 18 de julio de 2011 se fijaron un total de 12 dedicaciones exclusivas (Foro 7, PP 2, PSOE 2 e IU 1) y tres parciales al 75% (Foro 2 y PP 1).

Según esta interpretación de la ley, cualquier incremento de liberaciones por encima de ésas, son recurribles a los tribunales en la vía contencioso-administrativa.