El 90% de las 13.774 incidencias por mascotas acabó en sanción el año pasado

Playa de San Lorenzo, donde la presencia de perros está permitida del 1 de octubre al 30 de abril y hasta la escalera 8. /
Playa de San Lorenzo, donde la presencia de perros está permitida del 1 de octubre al 30 de abril y hasta la escalera 8.

Las multas van desde los 300 hasta los 3.000 euros en función de su gravedad. IU pedirá en el Pleno del jueves que se habilite una zona para perros en una de las playas de la ciudad

PALOMA LAMADRID

La convivencia entre las mascotas y los ciudadanos no es tan apacible como pueda parecer. Así lo demuestra la cifra de incidencias relativas a la ordenanza reguladora de la Protección y Tenencia de Animales de Compañía. Un total de 13.774 de intervenciones relacionadas con esta normativa se registraron durante el pasado año. Una cifra muy alta si se tiene en cuenta que solamente los perros inscritos en el censo municipal suman 17.494, según los últimos datos facilitados por el Ayuntamiento, aunque otros organismos apuntan una cantidad mayor, superior a los 20.000. Lo más llamativo del asunto es que el 90% de las incidencias atendidas por la Policía Local terminaron en sanción.

Unas multas que pueden llegar a ser muy elevadas. Y es que la ordenanza de animales de compañía establece unas cuantías que van desde los 300 hasta los 750 euros para las infracciones de carácter leve. En el caso de las faltas graves, el responsable tendrá que desembolsar entre 751 y 1.500 euros. Si el incumplimiento de la normativa es muy grave, la sanción puede llegar hasta los 3.000 euros. Un ejemplo del quebrantamiento de la ordenanza es permitir que el perro ocupe las zonas de la playa que no están acotadas para su uso.

En concreto, estos animales sólo pueden acceder al arenal de San Lorenzo en el espacio comprendido entre las escaleras 2 y 8. Este permiso es válido durante la temporada de baños. Entre el 1 de mayo y el 30 de septiembre, los canes no pueden pisar la arena. Una norma que quizá desconocía la mujer que fue multada recientemente en El Rinconín. Unos testigos avisaron a la Policía Local porque el perro de la infractora estaba bañándose en el mismo lugar que unos bañistas. La sanción impuesta por los agentes fue de 400 euros.

Iniciativa municipal

Precisamente, el asunto del acceso de los perros a las playas ha suscitado una amplia polémica en el municipio. Tanto es así, que el grupo de IU en el Ayuntamiento presentará una iniciativa en el Pleno del próximo jueves para defender la idoneidad de que se habilite una zona para perros en una de las playas de Gijón, sin limitación de horario.

San Lorenzo está descartada por un problema de falta de espacio, ya que tiene una gran afluencia de bañistas. En este sentido, el concejal de IU Aurelio Martín apuntó que esta actuación es muy beneficiosa tanto para los gijoneses como para las personas que visitan la ciudad. De hecho, aseguró que podría suponer un reclamo valioso, ya que los turistas podrían viajar con sus mascotas.

No obstante, acudir con el perro a la playa sólo es una de las infracciones leves que contempla la ordenanza reguladora de Protección y Tenencia de Animales de Compañía. Pero hay otra veintena. Circular por lugares públicos con mascotas sueltas, fuera de las zonas acotadas por el Ayuntamiento, también implica un quebrantamiento de la norma. Al igual que llevarlos sin bozal «cuando exista un comportamiento peligroso manifiesto» y no recoger sus excrementos. También suponen infracciones leves no proporcionar los cuidados necesarios a los animales de compañía y dejarlos solos durante más de tres días. Dentro del capítulo de las faltas graves, se encuentra la negativa «a facilitar la información o documentación requeridas por las autoridades competentes o sus agentes», así como la concurrencia de tres infracciones leves o la reincidencia en su comisión. Asimismo, la ordenanza considera muy grave el acto de «incitar a los animales a atacarse entre sí, a lanzarse contra las personas o bienes o hacer ostentación de su agresividad».

43 zonas acotadas

Pero los mejores amigos del hombre, las mascotas más populares juntos con los gatos, también tienen espacios reservados especialmente para ellos. La ordenanza establece un total de 43 zonas acotadas para perros sueltos, lugares en los que los canes pueden pasear sin correa. En el listado, figuran, entre otros, el parque de Los Pericones, el Cabo de San Lorenzo, el área comprendida entre la avenida de Portugal y la Carretera Vizcaína, el parque de la Fábrica de la Luz (El Llano) y la calle Japón (Montevil). Además, en Nuevo Roces está el parque camino, que se enmarca en un gran espacio verde de 50.000 metros cuadrados de extensión. Se sitúa en la parte más alejada de las edificaciones, al otro lado de la autovía minera. En el centro, hay varios obstáculos para practicar el deporte canino conocido como 'agility', en el que el perro, acompañado por un guía, se enfrenta a diversos retos que debe superar en el menor tiempo posible.

Asimismo, la ordenanza reguladora de la Protección y Tenencia de Animales de Compañía permite a los gijoneses ir acompañados por sus perros a restaurantes, bares y cafeterías, siempre que los responsables de los establecimientos hosteleros lo permitan y anuncien, «en un lugar visible a la entrada», tanto si son bienvenidos como si no.