«Los conservatorios de Asturias tienen un nivel excepcional»

Néstor Martínez Jara, ayer, en el Conservatorio de Oviedo. /
Néstor Martínez Jara, ayer, en el Conservatorio de Oviedo.

premio extraordinario de enseñanzas artísticas profesionales

OLGA ESTEBANGijón

Hace dos años dejó Astorga para venir a Gijón a estudiar música. Tenía 16 y compaginó el Bachillerato en el IES de la Laboral con el grado medio en el Conservatorio de Gijón. Tras dos años aquí, ahora continúa sus estudios en el de Oviedo, donde le quedan cuatro cursos más. La tuba es su pasión y con ella espera recorrer el mundo. Por el momento ha recibido un pequeño empujón: acaba de recibir el premio extraordinario de enseñanzas artísticas profesionales que entrega la Consejería de Educación y Cultura del Principado.

¿Por qué la tuba? ¿Desde cuándo?

Empecé con ocho años. Pero no pude empezar con la tuba. Los primeros años toqué el bombardino porque yo era demasiado pequeño para la tuba. Ya sé que no es de los instrumentos más conocidos ni de los que más gustan a la gente, pero a mí me encantaba. Era grande, nadie la tocaba... Cuando empecé, en la Escuela de Música de Astorga, ni siquiera teníamos profesor de tuba. Nos daba clase el profesor de trombón.

¿Qué tiene la música? ¿Qué te ofrece para haber decidido que éste sea tu camino?

Me encanta. Me tranquiliza, me calma, me anima... Me sirve para todos los estados de ánimo. Nunca me he planteado hacer ninguna otra cosa. Solo si me pasara algo que me impidiera seguir con la música podría pensar en una alternativa...

¿Adónde te gustaría llegar?

Espero llegar a formar parte de una orquesta profesional del nivel de la Filarmónica de Berlín, o de Milán, o de Nueva York, o de Chicago... Ser concertista internacional. Llegar arriba del todo...

Por el momento, premio extraordinario del Principado...

No está mal. Poco a poco se van construyendo las cosas. Y la verdad es que ha supuesto un empujón para empezar ahora los estudios superiores. Me da fuerzas, me anima...

¿Cuántas horas hay que dedicarle al día?

Hay días que ocho. Y nunca menos de tres. Eso además de las clases.

¿Cómo ves los conservatorios de Asturias?

El de Gijón es impresionante, una pasada. Si hubiera allí los estudios superiores sería perfecto. El de Oviedo se ha quedado algo más anticuado, hay cosas que mejorar. Estamos detrás de ello... Y el nivel en los dos es excepcional. Mi actual profesor es de los mejores de Europa.

¿Qué les dirías a los niños para animarles a estudiar música?

Mira que yo al principio odiaba ir a clase de música, pero conoces gente, viajas, haces amigos... Ahora le tengo que dar las gracias a todos mis profesores, desde que empecé: Juan José Cruz, Manuel León, David Muñoz y Alfonso Mollá.