Monteana y El Musel, puntos negros

Asistentes a la protesta convocada ayer por la Plataforma Contra la Contaminación Ambiental de Xixón para exigir medidas contra la contaminación atmosférica. /
Asistentes a la protesta convocada ayer por la Plataforma Contra la Contaminación Ambiental de Xixón para exigir medidas contra la contaminación atmosférica.

El Principado insta a Arcelor y al Puerto a invertir en protección ambiental

NACHO PRIETO

«En 2015, por segundo año consecutivo, Gijón cumplió la legislación sobre calidad del aire para los distintos contaminantes». Así lo subrayó ayer la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Principado. Y el marco elegido fue la reunión del Comité de Coordinación y Seguimiento de la ejecución del Plan de Mejora de la Calidad del Aire aprobado en el verano de 2014 para la zona Oeste de Gijón y Este de Carreño.

Sin embargo, la consejera Belén Fernández citó dos puntos negros en Monteana y el Puerto. En el primero de los casos, el Gobierno regional hizo un estudio sobre el grado de contribución a la contaminación atmosférica de las distintas fuentes y concluye que el 90% corresponde a contaminación industrial de Arcelor, motivo por el cual serán aplicadas medidas adicionales a las ya previstas en el Plan que deberían ser aplicadas en un plazo de cuatro meses.

En cuanto a El Musel, Belén Fernández dijo que, junto a la contaminación por partículas en suspensión de menos de 10 micras, que son las más peligrosas para la salud, «persisten los problemas con las partículas sedimentables», las controvertidas nubes de carbón.

En ese sentido, la novedad apuntada ayer por el Gobierno regional es que, tras los estudios realizados, se apostará definitivamente por el apantallamiento como medida eficaz para evitar las nubes de carbón. Habrá, pues, apantallamiento, en un plazo que Belén Fernández estimó entre seis y siete meses, es decir, al final del verano. Se trata, no obstante, de una medida acordada más, compatible con las que ya están en marcha (riego, tensoactivos o lavado de ruedas de los camiones) y las previstas, pero todavía no ejecutadas por los plazos inherentes a los procedimientos de contratación pública, entre las que el asfaltado de las zonas de almacenamiento es la que crea mejores expectativas, porque facilitará las labores de limpieza.

Entre pitos

Sobre la posibilidad de garantizar que todas las medidas acordadas evitarán nuevas nubes negras, Belén Fernández dijo que nunca se puede descartar que en condiciones atmosféricas auténticamente excepcionales puedan producirse incidentes, pero, en ese sentido, expresó tres ideas: que cuantas más medidas correctoras se apliquen menor riesgo existe (hasta el punto de que dio a entender que si el Puerto estuviera aplicando ya todo lo acordado probablemente no se hubiera producido la nube negra del pasado día 6); que este tipo de contaminación no es la más dañina para la salud, y que el incidente duró aproximadamente cinco minutos, en medio de un viento muy fuerte.

Belén Fernández llegó ayer a la reunión sobre control de la contaminación en Gijón entre pitos de los aproximadamente tres centenares de manifestantes que respondieron a la convocatoria de la Plataforma Contra la Contaminación Ambiental de Xixón, entre los que se encontraban tres portavoces municipales: Carmen Moriyón (Foro), Mario Suárez del Fueyo (Xixón Sí Puede) y Aurelio Martín (IU). Hubo también representación de Ciudadanos.

«Hartos»

Miguel Puente, portavoz de los convocantes, acusó a las administraciones públicas de no abordar el problema de la contaminación con seriedad, a pesar de que afecta a la salud de los ciudadanos, y por eso es normal que los afectados salgan a la calle para decir que están «hartos». A su juicio, ni la normativa es suficientemente protectora ni se cumple y hace cumplir con eficacia, porque las grandes empresas hacen creer que se debe optar entre empleo o salud. El mismo portavoz indicó que «todos saben» que el Puerto, Arcelor, la cementera de Tudela Veguín y la térmica de EdP son máximos responsables de la contaminación en la zona Oeste de Gijón y Este de Carreño.

En la misma protesta fue leído un comunicado que asegura que «el empleo industrial no se defiende con instalaciones decadentes» y critica «la dejación de responsabilidad del Gobierno de Asturias» y «la falta de actuación del Ayuntamiento de Gijón en la defensa de la salud pública y en la aplicación de medidas que son de sus competencias».

 

Fotos

Vídeos