Una ciudad con menos coches y más tecnología

Carmen Moriyón conversa con Ana Braña durante la jornada celebrada ayer en el recinto ferial. /
Carmen Moriyón conversa con Ana Braña durante la jornada celebrada ayer en el recinto ferial.

La elaboración del Plan Estratégico entra en su fase final con la definición de seis grandes retos y 16 líneas de trabajo

I. VILLAR

La redacción del Plan Estratégico de Gijón, el documento que dibujará los retos de ciudad para la próxima década, entró ayer en su fase final con una 'conferencia estratégica' en la que cerca de 200 personas debatieron sobre acciones a desarrollar para lograr los principales objetivos del concejo hasta 2016. «La sociedad actual nos demanda que trabajemos unidos frente a un mismo propósito. Cada cual con su visión, pero todos con algo que aportar, que matizar y que construir», destacó la alcaldesa, Carmen Moriyón.

El trabajo desarrollado hasta ahora a través de entrevistas con expertos, grupos de trabajo y una conferencia abierta a la ciudadanía ha permitido identificar seis retos que a su vez han llevado al equipo redactor a plantear 16 líneas estratégicas. El primer reto, 'Gijón abierto', incluye como ejes la participación ciudadana y la transparencia en la gestión pública. El segundo, 'Gijón dinámico', habla del impulso del emprendimiento y del talento, dinamizando la Milla del Conocimiento entre otras medidas.

El tercero se define como 'Gijón óptimo' y se centra en el concepto de 'ciudad inteligente', desde la plena digitalización del Ayuntamiento al uso de las tecnologías de la información para mejorar los servicios públicos.

La cuarta línea recogida en el Plan Estratégico es el 'crecimiento sostenible'. Incluye una movilidad que sitúe en el centro de sus acciones al peatón, la bicicleta y el transporte público. También la mejora de la eficiencia energética, fomentando entre otras medidas la rehabilitación de viviendas, y la apuesta por una 'economía circular' basada en el consumo responsable y de proximidad, la optimización de la gestión del ciclo del agua y la implantación de una estrategia integral de gestión de residuos.

El quinto eje, 'crecimiento inteligente', propone impulsar la industria creativa y digital, un sector industrial centrado en tecnologías que aporten valor añadido y las actividades económicas ligadas a la mar. También consolidar Gijón como «nodo logístico nacional e internacional, diversificando la actividad de El Musel, mejorando la conexión intermodal de pasajeros y poniendo en servicio la ZALIA. Por último, la línea de 'crecimiento saludable' se centra en consolidar la imagen exterior de Gijón como una ciudad integradora, segura, activa y de hábitos saludables. Este eje contempla desde la reducción del impacto ambiental a la mejora del servicio sanitario y el desarrollo de un plan integral de conservación de la costa y la zona rural.

Grupos de trabajo

Ayer se intentó convertir estas líneas en medidas concretas. Para ello, los 200 asistentes a la jornada organizada en el palacio de congresos se repartieron en veinte mesas, distribuidas a su vez en los seis ejes ya mencionados. A cada mesa se le pidió que planteara seis acciones relacionadas con el reto en la que estaba integrada. Debían ser propuestas específicas, relevantes, cuyo grado de ejecución se pudiera medir y que pudieran llevarse a cabo en el plazo de 10 años que abarca el plan. Después los participantes cambiaron de mesa y eligieron las dos mejores propuestas de las seis que habían dejado escritas los del turno anterior. A continuación se expusieron en un panel las iniciativas seleccionadas de cada mesa y de nuevo todos votaron por cuál consideraban mejores para cada eje.

Entre las acciones más valoradas estuvieron la potenciación de la zona rural, la puesta en marcha de un vivero de empresas creativas, la apuesta por la industria del videojuego, la definición de un modelo energético centrado en las energías renovables, la formación en participación ciudadana y la priorización de los modos de transporte menos contaminantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos