«Quiero contar con un miembro del Centro Asturiano en mi directiva»

El recién elegido presidente del Grupo Covadonga, Antonio Corripio, ayer, en la redacción de EL COMERCIO./
El recién elegido presidente del Grupo Covadonga, Antonio Corripio, ayer, en la redacción de EL COMERCIO.

«Me propongo un proyecto a cuatro años. No me lo planteo a ocho años a no ser que nos quede algo importante del programa en el tintero»

MARCO MENÉNDEZ

Antonio Corripio, gijonés de 46 años, tomará posesión como presidente del Real Grupo de Cultura Covadonga, después de que ganara a Armando Menéndez por 387 votos en las elecciones celebradas anteayer. A partir de la próxima semana se pondrá a trabajar junto a su junta directiva, para «adaptar el club a los tiempos en los que estamos».

-Tras conocerse el resultado electoral, la expresión de su cara reflejaba algo de preocupación...

-Preocupación no, porque era un resultado esperado, pero sí de responsabilidad. De repente, es como si tomas tierra y ves que el objetivo por el que llevas trabajando tanto tiempo es una realidad. Muchos socios han confiado en ti y la idea es no defraudar a nadie. Sabemos que es imposible agradar a todo el mundo, pero por lo menos queremos sentar las bases para lo que creemos que debe ser el Grupo del futuro, en cuanto a gestión se refiere. Pretendemos potenciar todas las actividades, pero donde apuntamos más al cambio es fundamentalmente en la gestión, en temas como la transparencia, la participación del socio e innovación, que son tres de los pilares sobre los que se sustenta nuestro programa.

-¿Piensa permanecer en el cargo dos mandatos o se plantea solo uno?

-Me planteo un proyecto a cuatro años. No me lo planteo a ocho a no ser que nos quede algo importante del programa en el tintero. Creo que en esos cuatro años se pueden sentar las bases de lo que puede ser el Grupo del futuro y dejarlo a quienes vengan detrás mucho más actualizado, abierto a todos, absolutamente transparente en los procesos, donde la participación de los socios sea algo cotidiano y completamente innovador. Creemos que podemos dar ese salto de calidad al Grupo.

-¿Ya tiene decidida la composición de su junta directiva?

-Lo tenemos más o menos planificado. Estamos cerrando algunos flecos porque sí que querríamos incorporar a algún socio más del Grupo y dejar un hueco para, por lo menos, un puesto para alguien del Centro Asturiano, porque nos va a ayudar mucho en la integración y tendrá más conocimiento de las sedes, del día a día. Al contrario de lo que se dice, no tenemos tanta relación con personas del Centro Asturiano, por lo que tenemos que sentarnos a hablar y buscar los perfiles que necesitamos.

Búsqueda de un perfil

-Quizá su anterior presidente, Marco Tuñón, sea uno de los que mejor les puedan orientar...

-No vamos a cerrar la puerta a nadie. Marco Tuñón es una persona con mucha experiencia y desde luego que le vamos a escuchar. Pero volvemos a decir lo mismo, necesitamos un cambio. Contra Marco no tenemos absolutamente nada, creemos que ha hecho un buen trabajo y así se lo ratifican sus socios. El Grupo es otra cosa, buscamos un perfil similar al de nuestra junta directiva.

-Y de esa directiva, ¿no puede adelantar al menos los principales cargos?

-El vicepresidente primero será Jorge Morán, que es como mi mano derecha. Beatriz Coto, una empresaria especialista en recursos humanos, ocupará otra vicepresidencia, y el secretario será Manuel José Rodríguez. En total, la junta directiva estará compuesta por 18 personas.

-Volviendo al Centro Asturiano, ¿cuándo se puede finalizar con el conflicto que mantienen?

-Nos gustaría acabar con toda la litigiosidad. Hemos gastado muchísimo en abogados, nos dicen que casi un millón de euros y nos parece muchísimo. Dejemos de gastar en abogados y hagamos una integración de los socios del Centro Asturiano con total normalidad. El tema de los números de socio es algo a mirar porque, ahora que ya es una realidad, hay que modificar eso de los números 50.000 y darles continuidad, que sean consecutivos para que no se estigmatice a quienes vienen del Centro Asturiano.

-Además está el asunto del aprovechamiento de las sedes...

-Sí. Hay que saber cómo se encuentran las sedes, porque el Grupo tiene una masificación importante y abrirlas supondría oxigenar lo que es la actividad deportiva y social en el Grupo. Nuestra idea es trasladar al paseo de Begoña toda la parte institucional y un centro social de veteranos que, aunque sea abierto a todos los socios sí que queremos contar con este colectivo porque son quienes han escrito las páginas más brillantes de la historia del club. A Mareo intentaríamos trasladar toda la parte de ocio, porque tiene unas posibilidades infinitas, sobre todo en primavera y verano, para hacer campamentos y actividades con padres e hijos. Liberaríamos espacio en Las Mestas, tanto para los socios como para cursillistas y equipos.

-Está claro que el Centro Asturiano será fundamental para la expansión del Grupo, pero también lo fue para que usted ganara las elecciones. ¿Qué le parece?

-Son socios como los demás. Estamos encantadísimos de que nos hayan apoyado, que hayan confiado en nosotros. Pero también es cierto que otros 3.000 socios del Grupo votaron nuestra propuesta, con lo que nos sentimos legitimados como vencedores y para llevar adelante nuestro programa.

Colaboración entre clubes

-Una de las cosas que siempre dijo en la campaña es la intención de mejorar las relaciones con otros clubes...

-Nos gustaría potenciarlas y hacer actividades conjuntas, pero no solo carreras sino participación en actos e, incluso, podíamos llegar a acuerdos para tratar con centrales de compras, proveedores y patrocinadores. La vía de diálogo está abierta y llegar a acuerdos con otras entidades nos beneficiaría a todos.

-¿Lo primero en lo que se centrará a partir de ahora será en mejorar la gestión?

-Lo primero será preparar la asamblea del 30 de abril, que es muy importante porque se aprueban las cuentas, el presupuesto y las cuotas. Después, creo que tenemos que darnos cuenta de que una parte muy importante de los socios votaron a la otra opción, por lo que tenemos que ver qué parte de nuestro programa quizás deberíamos reorientar o modificar para que todos se sintieran partícipes de él.

-¿Cuál sería su primer mensaje a socios y trabajadores del Grupo después de resultar elegido presidente?

-Quiero dar las gracias a los casi 7.000 socios que acudieron a votar. Por 28 votos no fueron las elecciones más numerosas de la historia del club. También me gustaría agradecer a la otra candidatura su comportamiento, que ha sido exquisito y de absoluta camaradería. Se veía que las dos partes íbamos con el mismo objetivo, que era que ganase el Grupo. A los trabajadores del club quiero transmitirles máxima tranquilidad porque no venimos a romper nada, todo lo contrario. A mi equipo, agracederle el trabajo. Y pedir al socio que confíe en nosotros. Llegamos con mucha ilusión.