«Hay diez mil personas más en Roces y Montevil, pero los mismos colegios que hace 20 años»

Manifestación de los escolares entre el colegio y el instituto de Roces para reclamar las obras pendientes. /
Manifestación de los escolares entre el colegio y el instituto de Roces para reclamar las obras pendientes.

Las comunidades educativas del Alfonso Camín y el IES Roces inician sus movilizaciones para exigir la ampliación de los centros

O. ESTEBAN

«Lo que pedimos es tan de sentido común que vamos a por todas». Las comunidades educativas del colegio público Alfonso Camín y del IES de de Roces (alumnos, profesores, familias) y representantes de movimientos sociales, sindicales y partidos políticos sacaron ayer a la calle su protesta y su clara exigencia: que el Principado lleve a cabo la ampliación de ambos centros. En su campaña de visibilidad contra lo que consideran «una falta de planificación escolar», ayer realizaron una simbólica manifestación, del colegio al IES, y un breve corte de tráfico. La cuestión, según explicaron en el comunicado leído al final de la concentración, es que Roces, «barrio histórico de Gijón, es hoy un espacio renovado y joven que forma parte de Gijón Sur, zona donde se ha producido un incremento de más de 10.000 personas para unas infraestructuras educativas que no han evolucionado en más de 20 años».

Ambos centros, colegio e instituto, necesitan ampliaciones que no acaban de llegar y el malestar de la comunidad educativa terminó por estallar cuando la Consejería de Educación anunció que el IES se quedaría sin las obras previstas, que venían a dar respuesta a su creciente demanda. La consejería alega motivos económicos, pero las explicaciones no le valen a las familias y a los profesores. Mientras, el colegio «lleva ya tres años con aulas prefabricadas», sigue esperando por el nuevo edificio de Primaria, mientras los trabajos del de Infantil aún no están rematados. Las ampliaciones, asegura la comunidad educativa, «son necesarias y vitales no solo para los vecinos de Roces sino también para Nuevo Roces, Montevil, Contrueces...». Por eso, explica María José Arboleya, presidenta del AMPA del IES de Roces, «es tan de sentido común lo que pedimos».

Y a ese sentido común alegan. Su intención es «seguir buscando una solución con la consejería». El Principado ha propuesto, para el instituto, una redistribución de aulas que a profesores y familias no convence. De hecho, ayer exigieron la «anulación inmediata del proyecto, el inicio de las obras ya planificadas en ambos centros, un análisis exhaustivo de las necesidades actuales y futuras de Gijón Sur, la creación de los centros educativos que en su día se prometieron en Nuevo Roces y el acondicionamiento de las zonas verdes del Alfonso Camín, deterioradas después de las obras».

Cansados de que sus hijos «jueguen en patios en obras y de tener que suprimir zonas comunes para disponer de aulas», piden al Principado que dé un paso. «Es necesario poner fecha a estos puntos y sentarse de nuevo a buscar soluciones», exigen. La concentración de ayer, dicen, ha sido solo la primera. Habrá más.