Una vaca adopta un jabato en Cenero

Una vaca adopta un jabato en Cenero

Ambos animales conviven en una finca de Carbaínos desde hace cerca de un mes y el paquidermo se cobija entre la paja

NACHO PRIETOGijón

Si los jabalíes dejan ya a menudo pruebas de su presencia en zonas tan próximas a las grandes poblaciones como La Providencia, no puede resultar extraño verlos en el barrio de Carbaínos, en la parroquia de Cenero. Lo curioso del caso ocurrido en una finca de Manuel Sirgo es que el jabalí avistado es un cachorro al que se calculan dos meses de vida, que parece haber sido adoptado por una vaca, Lucera, con poca fama de amistosa y que el jabato, un ejemplar hembra al que los vecinos de la zona llaman Abril, por el mes en que se hizo cotidiana su presencia lleva cerca de un mes sin distanciarse mucho del lugar y se cobija entre los distribuidores de las pajas que sirven de comida al ganado.

El jabato apareció de improviso y Manuel Sirgo confía en que por el mismo sistema desaparezca cuando se sienta capaz de retomar la vida propia de su especie, ya que, de lo contrario, cuando se haga mayor ocasionaría importantes daños al prado en el que ahora habita.

Todo apunta a que el pequeño jabalí se perdió o que algo le ocurrió a su madre, porque es inimaginable que fuera abandonado tan joven. El caso es que, en esas circunstancias, una de las vacas que pastan en la finca de Manuel Sirgo, aunque el ganado pertenece a una familia de Somiedo, parece haber adoptado al cachorro.

Sirgo piensa, aunque no tiene constatación, que incluso pudo haberle permitido mamar, cosa preocupante porque, dice, la vaca está preñada y podría abortar.