Los vecinos denuncian un aumento de la inseguridad en el parque de La Serena

Ciudadanos en un banco del parque de La Serena, en El Llano. /
Ciudadanos en un banco del parque de La Serena, en El Llano.

«Hay un grupo de gitanos rumanos que asedian a los mayores y que cobran a los niños por entrar en la pista para jugar», dice la presidenta vecinal

P. LAMADRID

«Estamos ante un problema muy grave». Así de tajante se muestra la presidenta de la asociación de vecinos Fumeru de El Llano, Carmen Duarte, respecto a la situación que se vive en el parque de La Serena. Explica que hay «una inseguridad total» debido a la presencia de «un grupo de gitanos rumanos que asedian a las personas mayores y que cobran a los niños por entrar en la pista para jugar». Estos comportamientos incívicos se han agudizados en los últimos tiempos, por lo que los vecinos del barrio reclaman que se tomen medidas para recuperar la paz en el espacio infantil. Los menores son los más damnificados por este ambiente de inseguridad: «Les quitan el dinero, los juguetes y hasta la merienda», asegura Duarte.

A este abuso de poder, se suma la problemática de la insalubridad. «Esto es un vertedero de basura», apunta la portavoz vecinal. Hechos que confirman algunos de los usuarios del parque: «Está todo muy sucio, lleno de pipas y de botes». Las conductas inapropiadas, y en muchos casos ilícitas, llegan hasta tal punto que se han dado casos de personas «haciendo sus necesidades» en distintos puntos del espacio de recreo. Éstas y otras quejas han llegado a la asociación de vecinos, ya que los residentes en El Llano «no pueden disfrutar» de una zona diseñada para el ocio de mayores y pequeños, próxima a dos centros educativos. «Pedimos más presencia policial y que multen las actividades incívicas», dice Duarte.

A otras zonas próximas

El panorama se ha vuelto tan insostenible que cada vez más ciudadanos se han trasladado con sus niños al área de juegos cercana a un centro comercial, situada en la confluencia de la avenida de El Llano y Fuente del Real.

«Fui alguna vez, pero no me gustó el ambiente. Hay 'carajillos' de 15 años que se portan fatal y encima son muy malhablados», afirma Pilar González, vecina del barrio que ha cambiado el parque de La Serena por este pequeño rincón con juegos infantiles para que su nieto disfrute de un rato al aire libre. Su marido, José Luis Álvarez, le da la razón: «No podías estar porque los mayores abusaban de los pequeños». Los problemas de convivencia en La Serena vienen de largo. Hace varios años saltaron las alarmas por la presencia de bandas latinas, que tomaron el parque como lugar de reunión. Según Duarte, estos grupos, «no se han ido totalmente» y todavía hay problemas con ellos.

Ruego al Pleno

Debido a la preocupación que existe en el barrio, la asociación vecinal se ha reunido con los grupos municipales del PSOE y Ciudadanos. El concejal socialista César González presentará mañana un ruego en el Pleno porque «es urgente que se tomen medidas para que el parque vuelva a ser un espacio de convivencia pacífica». Además, el PSOE pide que se potencie la acción social con los colectivos problemáticos.

Por su parte, el edil de Ciudadanos José Carlos Fernández Sarasola señala que «hay que incrementar las medidas de seguridad. No puede ser que los vecinos se vean desplazados de un lugar público debido a la inseguridad en el mismo. En La Serena, siguen siendo frecuentes las peleas y la intimidación a los vecinos sin que hasta ahora el Ayuntamiento haya tomado alguna medida efectiva para solventarlo».

 

Fotos

Vídeos