LonjaGijón dispara las ventas mientras otras rulas asturianas pierden negocio

LonjaGijón dispara las ventas mientras otras rulas asturianas pierden negocio

La cancha de El Musel ganó en el primer trimestre 907.862 kilos y 1.299.471 euros respecto al año anterior con la xarda como protagonista

NACHO PRIETO

La rula de Gijón subastó en los tres primeros meses del año 2.401.474 kilos de pescado, por los que facturó 2.829075 euros, lo que supone 907.862 kilos más y un incremento de 1.299.471 euros respecto al mismo periodo del año anterior. Con ser datos inequívocamente positivos, ya que prácticamente se ha duplicado la cifra de negocio, su valor aumenta si se tiene en cuenta que, en el conjunto de las 18 rulas asturianas se perdieron 2.415.425 kilos y 1.328.739 euros, y la lonja avilesina, la de mayor actividad de la región, vio reducidas las subastas en 2.681.001 kilos y en 3.104.544 la facturación obtenida por las ventas de pescado.

Poco después de hacerse cargo Simón Arrizado de la gerencia de LonjaGijón-Musel, la empresa mixta que gestiona la rula de los muelles del Rendiello, algunos representantes cualificados del sector pesquero gijonés destacaron el golpe de suerte que tuvo con una espectacular campaña del bocarte que trajeron a El Musel a comercializadores de distintos países extranjeros, atraídos por una extraordinaria oferta tanto por cantidad como por calidad.

Aquella bocartada permitió afrontar sin desmayo la multa que impuso Hacienda a las dos principales canchas asturianas de primera venta de pescado por irregularidades detectadas en su contabilidad. Luego, la costera del bonito parecía que sería negativa, pero, a la hora de la verdad, resultó que aunque las capturas no alcanzaron las cifras de otros años, un precio medio superior permitió paliar los efectos de esa merma en la facturación, que acabó siendo unos 60.000 euros superior a la de 2014.

La tercera costera emblemática en Asturias que vive como gerente de LonjaGijón-Musel Simón Arrizado es la de la xarda, que hacía tiempo que no era muy relevante en el Rendiello, sin que quepa tampoco despreciar su aportación, el 8,24% del total de la facturación anual en 2015. En realidad, cronológicamente es la primera campaña importante del año para la pesca asturiana, pero cuando a finales de abril de 2015 el actual gerente empezó a dirigir la lonja, ya estaba, nunca mejor dicho, todo el pescado vendido (de esta especie, se entiende).

Las cifras son clarificadoras. Según datos de la Dirección General de Pesca Marítima del Principado, durante el primer trimestre de este año, la rula gijonesa vendió 1.983.511,05 kilos de xarda por 1.789.911,38 euros, mientras que en el mismo periodo de 2015 los kilos subastados fueron 1.119.909,9 y los euros facturados, 765.681,36, es decir, que el incremento se cifra, en términos porcentuales, en el 77% y 133%, respectivamente.

Por si fuera poco, el precio medio en el primer trimestre de 2015 fue de 0,68 euros por kilo, mientras que en el mismo periodo de este año llegó a 0,9 euros por kilo.

Está claro que la xarda, que el pasado marzo aportó el 80,34% a la facturación por ventas de pescado de LonjaGijón-Musel, es la protagonista del crecimiento experimentado por la rula local en el primer trimestre de 2016, pero Simón Arrizado enumera varias causas posibles: desde la localización de los bancos, ya que «es difícil que si un barco realiza las capturas al Este de Peñas vaya a vender a Avilés, por ejemplo», hasta la captación de barcos gallegos y portugueses, «que se sienten aquí bien atendidos porque nos esforzamos en darles facilidades. El pescador llega cansado de la mar y agradece que le faciliten las cosas en tierra».

Sobre la respuesta de los comercializadores, Arrizado concede pocas oportunidades a la sorpresa: «El mercado de la xarda está dominado por los mayoristas, que van donde saben que hay pescado, sea donde sea». Una parte de las capturas se dedica a consumo en fresco y el resto llega a grandes congeladores, ya sea para uso como cebo durante todo el año o para la exportación.

Sobre la buena racha de la rula gijonesa, su gerente cita al Cholo Simeone y afirma que «nuestro objetivo es trabajar para mejorar día a día el servicio a los barcos y que vengan, descarguen y marchen satisfechos».

Contexto muy diferente

Lo ocurrido en el conjunto de Asturias es muy distinto al caso de Gijón, en el sentido de que las 18 rulas del Principado perdieron un total de 2.415.425,42 kilos de pescado y 1.328.739,61 euros de facturación en la comparativa del primer trimestre de 2015 y 2016, al pasar de 9.604.208,6 a 7.188.783,18 kilos de pescado y de 14.101.544,03 a 12.772.804,42 euros facturados.

Pero el factor determinante es, en ambos casos, la xarda, especie que el pasado marzo aportó el 57,31% de la facturación total en las rulas asturianas.

Las cifras son reflejo de lo ocurrido en Avilés, principal lonja de Asturias, que perdió de enero a marzo 2.681.001 kilos y 3.104.544 euros respecto a 2015. Solo en marzo, la pérdida fue de casi dos millones de kilos de pescado, al pasar de 4.618.271,21 a 2.693.545,53 kilos.