El 'banco malo' afirma tener todos sus pisos en Gijón con okupas

Uno de los portales con pisos de Vipasa que serán rehabilitados como viviendas de emergencia. /
Uno de los portales con pisos de Vipasa que serán rehabilitados como viviendas de emergencia.

Las entidades desoyen la petición municipal de ceder viviendas para uso social

IVÁN VILLARGijón

Las entidades financieras no han respondido a la petición del Ayuntamiento para que pusieran a su disposición viviendas desocupadas que tuvieran en propiedad para poder destinarlas a fines sociales. Esta solicitud respondía a un acuerdo plenario aprobado en febrero para la puesta en marcha de un «plan de rescate ciudadano», iniciativa presentada por Xixón Sí Puede que obtuvo el apoyo de Foro, PSOE, el propio Xixón Sí Puede e IU. Dicha propuesta incluía un apartado en el que se reclamaba al gobierno municipal «realizar las gestiones pertinentes para que la SAREB (Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria, también conocida como 'banco malo'), las entidades bancarias y otras grandes empresas pongan en uso viviendas permanentemente desocupadas» y que se firmaran los convenios «que permitan que estas viviendas pasen al parque público en régimen de alquiler o alquiler social».

Transcurridos tres meses, la alcaldesa asegura que ya se han remitido cartas a los principales bancos. «¿Saben qué hicieron? No contestar», explicó en el último Pleno, durante su comparecencia para informar del grado de cumplimiento de los acuerdos plenarios adoptados desde el inicio del mandato. «Seguimos a la espera de respuesta para saber si están interesados en cedernos alguna vivienda para alquiler social, pero ninguna ha mostrado disposición a ello todavía», detallaba posteriormente en un informe entregado a los grupos. Solo Caja Rural dio una respuesta «para indicarnos que disponía de dos viviendas, pero en condiciones insalubres». La SAREB, por su parte, informó de que las nueve viviendas que tiene disponibles en Gijón «tienen todas 'okupas'».

Arreglos, pero sin cesión

Frente a las críticas de la oposición, Moriyón defendió la «voluntad política» de su gobierno para hacer frente a los problemas de vivienda de los colectivos más desfavorecidos. Puso como ejemplo el acuerdo alcanzado con Vipasa para poner a disposición de las familias que los necesiten 72 pisos que este organismo autonómico tiene actualmente desocupados en Gijón. «La Consejería de Derechos Sociales y la Dirección General de Vivienda se negaron a hacer ningún tipo de cesión. Nos dijeron: 'arréglenlos, pero siguen siendo nuestros'. Perfecto, lo haremos porque son para gijoneses que los necesitan».

La Empresa Municipal de Viviendas cuenta con una partida de 600.000 euros para la rehabilitación de estos pisos, dispersos por 37 portales de las calles de Entibadores, Puerto Cerredo, Puerto de Leitariegos, Manuel R. Álvarez, Martín, Dolores Ibárruri, María Bandujo, Honesto Batalón, Senda del Arcediano, Salvador Allende, Jacques Cousteau, Juan Carlos I, Sierra del Sueve, Peña de los Cuatro Jueces, Les Cigarreres, La Peña, Pepa Osorio, Manuel Hevia Carriles, Concejo de Salas, Pintor Manuel Medina, Alicia Concepción, avenida de Galicia, tránsito de Monsacro, Camín de la Zampulla, Camín de les Escueles y Camín de La Llomba. Aunque inicialmente Vipasa entregó un listado de 66 viviendas, en su última actualización elevó la cifra a 72.

Emvisl ya ha adjudicado al estudio Z2 Arquitectos la redacción de los correspondientes proyectos de reforma. La empresa deberá visitar ahora las viviendas y definir qué obras son necesarias en cada una de ellas «para restablecer las condiciones de habitabilidad». Fuentes municipales señalan que, «aunque la mayoría no parece que estén en mal estado, debe haber de todo». En un mes deberán estar listos los proyectos para las 16 primeras viviendas, para poder dar comienzo a los trabajos. Las obras serán ejecutadas por personal de los planes de empleo. Al mes siguiente los arquitectos tendrán que entregar la propuesta de reforma de otros 21 pisos, 30 días más tarde la de 29 viviendas más y un mes después la de los que aún quedan para completar el listado de 72.

Una vez reparados, estos pisos se usarán como viviendas de emergencia, esto es, «para atender situaciones individuales y colectivas que debido a especiales circunstancias de carácter personal, económico o social requieran una atención especial». Esto incluye a familias que hayan sido privadas de su vivienda «por causa de fuerza mayor», por una discapacidad sobrevenida o por ejecución hipotecaria, entre otras circunstancias, siempre que sus ingresos no superen 1,5 veces el IPREM -3 veces en el caso de las víctimas de violencia de género-. Emvisl propondrá, en base a su registro de demandantes de vivienda, a las personas que considere que se adaptan al perfil de posibles beneficiarios de estos pisos de emergencia y, pese a que la reforma corra a cargo del Ayuntamiento, será el Principado quien los adjudique.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos