El Jardín sale a la venta

Aspecto que ofrece ahora la que fue una de las discotecas más concurridas de la ciudad./
Aspecto que ofrece ahora la que fue una de las discotecas más concurridas de la ciudad.

Han presentado una alegación al Plan General para que el terreno, que se valora entre 1,5 y 2 millones de euros, sea de uso primario

ANDRÉS PRESEDO - LETICIA ÁLVAREZ

Sesenta años de cultura festiva de Gijón están en venta. La discoteca El Jardín, emblema de decenas de generaciones de gijoneses desde que se pusiera en marcha allá por el año 1957, tiene sus días contados y, más pronto que tarde, dejará de albergar ya las escasas fiestas privadas que se organizaban en estos últimos años. La familia García-Rendueles, históricos propietarios de la sala de fiestas, ha decidido ponerla en venta, aunque su destino, con toda seguridad, nada tendrá que ver con la música y los conciertos. Según confirmaron a EL COMERCIO, su intención es obtener la recalificación de los terrenos dentro de la actual revisión del Plan General de Ordenación (PGO) y que los 4.000 metros cuadrados pasen a tener la consideración legal de uso primario y, por ende, que se pueda edificar, aunque de forma limitada, acorde con todo el entorno del popular barrio de La Pipa.

El principio del fin de El Jardín empezó a escribirse hace tres años y medio. A mediados de enero de 2013, fallecía Fernando García-Rendueles, 'alma mater' de la discoteca durante décadas, junto con Corsino, su inseparable hermano. Ambos comenzaron muy jóvenes esa aventura que llevó a El Jardín a convertirse en una discoteca referente nacional, sobre todo en las décadas de los años 60 y 70 del siglo pasado.

Aquellos años de gloria, en breve solo serán historia en la memoria de decenas de miles de gijoneses. Mantener ahora la discoteca, reconoce la familia, era insostenible. De hecho, en los últimos tiempos la tenían alquilada a una empresa particular para la organización de eventos puntuales. Con el fallecimiento de Fernando García-Rendueles, la mitad de la propiedad quedó en manos de su hermano Corsino y, el resto fue dividido, por deseo del fallecido, entre sus otros hermanos Carmen, Monchu y Toni, y de sus sobrinos. Ahora, todos están de acuerdo en caminar hacia la venta del terreno, que es indivisible y está integrado por dos fincas unidas. En total, 4.000 metros cuadrados de suelo urbano, aunque la actual edificación tiene la consideración de «uso terciario para servicios».

En el nuevo Plan de Ordenación, la parcela en la que vivió el bisabuelo de la familia y exalcalde de Gijón, Santiago Piñera Alvargonzález, será, con toda probabilidad, de uso primario. Podrán edificarse unos tres chalés o, incluso, apartamentos. De momento, el precio de salida de la finca parte de una estimación entre el millón y medio y los dos millones de euros, y parece ser que existe algún inversor extranjero interesado en la operación.

La desaparición de la discoteca aportaría una mayor tranquilidad a todo el entorno y permitiría rescatar la carbayera de La Pipa, 'víctima' muda de aglomeraciones durante decenios. La historia del barrio está ligada a El Jardín. En breve será solo eso: historia.