La rula cerró el primer cuatrimestre con 42.000 euros de beneficio

Aumentaron los kilos de pescado subastado un 56% y la facturación casi un 70%, lo que genera un fondo de maniobra de más de 280.000 euros

N. PRIETO

En plena polémica por el veto de Puertos del Estado a la solución buscada por la Autoridad Portuaria de Gijón y la Junta General de Accionistas de LonjaGijón-Musel para restablecer el equilibrio patrimonial de la sociedad que explota la rula gijonesa, el Puerto hizo ayer público un inusual comunicado en el que destaca la evolución positiva de las subastas de pescado en la ciudad y justifica las buenas expectativas de que salve la situación creada sin más ayuda que la cesión de parte del patrimonio de la Autoridad Portuaria mediante un crédito participativo.

En el citado escrito, se informa de que «la lonja gijonesa ha consolidado durante los primeros cuatro meses del año la evolución positiva iniciada el ejercicio pasado, de lo que es buen reflejo el crecimiento tanto de pescado subastado -56,4%- como de ventas -68,5%- y el beneficio alcanzado, que supera los 42.000 euros durante este periodo».

En esas condiciones, dice el referido documento, «todo ello hace prever que, al cierre del ejercicio, el EBITDA de la sociedad volverá a superar los 300.000 euros, cifra que ya alcanzó en 2015, y contribuirá decididamente a superar el desequilibrio patrimonial que ha sufrido la sociedad a raíz del deterioro de los créditos comerciales que, aplicando la normativa contable, ha habido que computar como pérdidas».

A juicio de los responsables portuarios, el plan diseñado y que no ha obtenido la conformidad de Puertos del Estado es «acorde con las previsiones de negocio de la lonja que, a tenor de su evolución y los resultados ya obtenidos se está revelando muy viable».

Por último, la nota de prensa indica que «avala lo anterior, además, que el fondo de maniobra de la lonja ha venido siendo positivo de forma continuada desde el último cierre auditado (diciembre 2015), y a 30 de abril del presente ejercicio superaba los 280.000 euros, lo que viene a avalar los esfuerzos realizados en materia de gestión, control de la morosidad y reorientación de los servicios hacia clientes y proveedores».

El 18 de julio finaliza el paso para recuperar el equilibrio patrimonial.