Tres mujeres resultaron heridas en dos atracciones de la Semana Negra

La Policía destaca que esta edición se saldó «sin incidentes graves» y las infracciones se limitaron a hurtos y reyertas de escasa importancia

P. L

La XXIX edición de la Semana Negra ha estado plagada de crímenes, pero solo en las páginas de las novelas. Según fuentes policiales, «no se han producido incidentes graves». Solo hay que reseñar los hechos delictivos habituales en este populoso evento, como son los pequeños hurtos y sustracciones al descuido de móviles y carteras, así como reyertas de escasa importancia causadas, sobre todo, por el excesivo consumo de alcohol. Lo más destacado que se produjo en los diez días de festival fueron los accidentes que sufrieron tres mujeres en dos atracciones del recinto. Uno de ellos se produjo a causa de un perdigón que salió rebotado de una caseta de tiro. El proyectil alcanzó a una mujer, que tuvo que ser trasladada por los agentes al Hospital de Jove y, posteriormente, derivada a Cabueñes. Los médicos le diagnosticaron lesiones en la córnea que le impedían ver con nitidez.

Por su parte, la brigada de la Policía Judicial comprobó que los propietarios de la atracción de tiro implicada contaban con el seguro de responsabilidad civil correspondiente, así como con el certificado de revisión anual y el alta en el censo de actividades económicas de la Agencia Tributaria. En otra atracción, dos mujeres resultaron heridas en la cara y la cabeza. Agentes de la Policía Local informaron a la Nacional de que habían sufrido dichas lesiones por el fallo de un dispositivo de entretenimiento. Como consecuencia de los daños personales experimentados, una de ellas tuvo que ser evacuada, en una ambulancia de Cruz Roja, a un centro hospitalario para su valoración. Con posterioridad, los policías locales se encargaron de recabar más datos sobre las heridas y la licencia y el seguro de la atracción averiada.

Así las cosas, la Policía Nacional hizo un «balance positivo» de la última edición de la Semana Negra desde el punto de vista de la seguridad. La mayor parte de estos sucesos menores tuvieron lugar en horas cercanas al cierre, sobre todo, las peleas que se registraron en el recinto. La ingesta de alcohol suele hacer estragos a última hora en las fiestas, sobre todo, en las más multitudinarias, como la Semana Negra. Por suerte, no se produjeron lesiones graves.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos