Evaristo Valle y Navascués, diálogo inédito en la Feria

Paisaje de Evaristo Valle, estrella de la colección Altamira ATM./
Paisaje de Evaristo Valle, estrella de la colección Altamira ATM.

Aurora Vigil-Escalera y Altamira ATM dirigen el proyecto, que reunirá talentos de todo un siglo y sumará voluntades a la exposición anual de la Corporación Masaveu

PACHÉ MERAYO

El arte con mayúsculas entró hace tiempo en la Feria Internacional Muestras. El céntrico pabellón de la Corporación Masaveu, convertido cada agosto en escaparate habitual de su enorme colección, era su balsámico lugar de encuentro. Pero ya no será el único. Con motivo del sesenta cumpleaños de esta cita ineludible del verano, que abre sus puertas el próximo sábado, dos galerías veteranas, Altamira ATM y Aurora Vigil-Escalera, han dado forma a un nuevo lugar para la contemplación y disfrute de los lenguajes creativos. Cien metros cuadrados, en el que fue el pabellón de ALSA, donde se desplegará el contenido de una gran exposición. Y en su centro, un «diálogo inédito de grandes talentos», dice Vigil-Escalera para describir el encuentro de dos piezas inéditas, «las estrellas de la muestra». Un singular paisaje rural de Evaristo Valle, rescatado hace unos meses por Diego Suárez, director de ATM, y una escultura de José María Navascués, de la época negra titulada 'Eros', que hace pareja con otra del Museo de Bellas Artes de Asturias, realizada en 1969.

Pero eso será solo el epicentro de la muestra. A su alrededor y con intención de «acercar todo un siglo de lenguajes creativos» al público del recinto Luis Adaro, como apunta Suárez, y de «normalizar y consolidar la presencia de las expresiones contemporáneas, visuales y plásticas en todos los entornos», en palabras de la galerista, el visitante pondrá contemplar obras de los maestro Juan Genovés, que aporta pinturas gráficas o de Herminio, con sus esculturas de equilibrios imposibles. También se podrá admirar el legado del peculiar y desaparecido Armando Suárez, que pintó vida extraterrestre cuando el concepto ni siquiera estaba en las mentes colectivas. Y con ellos sabia nueva de jóvenes que están en plena ebullición creativa, como Ixone Sábada, Pablo Genovés y Cristina Ferrández.

La lista se cierra con nombres más consolidados como el de Jesús Herrer, dibujante de extremado talento; Lisardo, que acude con sus óleos de campos infinitos de pintura; Santiago Picatoste y su abstracción lírica, y Javier Torices y su hiperrealismo pictórico.

Todos y cada uno de ellos tienen una misión, poner sus obras ante «la mirada de aquellas personas que no están acostumbrados a observar el arte que está dando este siglo, que, no suelen acudir a otras ferias». Esas en las que tanto Diego Suárez como Aurora Vigil-Escalera (ayer en la de Mallorca), se mueven como peces en el agua. Es decir, las de arte.

Amplio abanico

La exposición, que tiene en el caso de Altamira ATM una referencia monográfica al paisaje y a cómo nuestra mirada no solo está cambiando el modo de ver, sino la propia realidad que observamos, será el complemento perfecto a la exposición que este año prepara Masaveu. En su pabellón mostrará obras pictóricas relacionadas de algún modo también con la naturaleza y el paisaje, aunque, a partir de ellos también con la literatura y el ambiente del siglo XVII y con el mismísimo Cervantes. A tal efecto colgarán de sus paredes piezas de Sorolla, Orlando Pelayo, el propio Evaristo Valle, Daniel Vázquez Díaz, Meifrén Rois y Augusto Junquera.

 

Fotos

Vídeos