Riva intentará activar la autopista del mar sin créditos, pero reconoce que será «difícil»

Imagen de un embarque en la autopista del mar que explotó LDLines. /
Imagen de un embarque en la autopista del mar que explotó LDLines.

La Sociedad Regional de Promoción calificó el proyecto de «sujeto a altos niveles de riesgo» y condicionó el préstamo de un millón a obtener datos sobre 23 empresas

NACHO PRIETOGijón

«Llevo dos años luchando por este proyecto y hasta el último momento no voy a darlo por perdido», dijo ayer Rafael Riva, el empresario interesado en resucitar la autopista del mar Gijón-Saint Nazaire, tras desvelar EL COMERCIO la escasa disposición de las entidades que habrían de aportar la financiación para conceder los préstamos que había solicitado el empresario. También advirtió de que ese último momento está próximo, porque «dos o tres días» serán suficientes para comprobar la eficacia o no del cartucho que le queda por utilizar: un acuerdo con el propietario del barco que pretende emplear para ponerlo en explotación sin necesidad de créditos, fórmula que el propio Riva calificó de «difícil».

«Toda la documentación que podía entregar ya la entregué», indicó el empresario manifiestamente irritado por la falta de apoyos financieros, «porque no voy a pedir yo autorización para aportar datos de empresas en las que no soy accionista mayoritario».

Rafael Riva acusa a la Sociedad Regional de Promoción de actuar más como «una agencia de investigación a personas» que como una herramienta útil para el desarrollo de proyectos, a pesar de que, insiste, solo pidió un crédito con devolución avalada. «Ya les dije por escrito que nunca he tenido ningún problema en facilitarles la información que precisen de Transportes Riva, S. L., como entidad promotora, y de Inmobiliaria Somió, S. L., como avalista de la operación, así como mi declaración de bienes, con las participaciones con su valor en euros más significativas, pero me han pedido datos sobre 23 empresas, con lo cual creo y entiendo que no tienen ningún interés en la operación y que probablemente nunca lo tuvieron». La Sociedad Regional de Promoción calificó el proyecto de autopista del mar Gijón-Saint Nazaire como «sujeto a altos niveles de riesgo». Fue en un escrito firmado el pasado 23 de diciembre, en el que reclamó como «imprescindible para seguir avanzando en el análisis del proyecto en estudio», la siguiente documentación: «Descripción general de la estructura organizativa, jurídica y operativa del grupo y/o entidades vinculadas, así como cualquier aspecto relevante de las mismas (identificación de las entidades, país de constitución, sede de la dirección efectiva, actividad, evolución, situación actual de las compañías...). Descripción general de la forma de financiación del grupo y/o entidades vinculadas, incluyendo los principales acuerdos de financiación suscritos con personas o entidades ajenas al grupo. Identificación de las entidades del grupo que realicen las principales funciones de financiación del grupo y/o vinculadas. Cuentas anuales consolidadas del grupo, siempre que resulten obligatorios para el mismo o se elaboren de manera voluntaria. Cuentas anuales de los tres últimos ejercicios cerrados depositadas en el Registro Mercantil u organismo que corresponda de cada una de las sociedades integrantes del grupo y/o vinculadas. En caso de que la empresa se auditara, estados financieros auditados externamente. Balance de situación, cuenta de pérdidas y ganancias y balance de comprobación de sumas y saldos desglosado al mayor número de dígitos posibles actualizados a la fecha o al menos a cierre del tercer trimestre del año en curso, de cada una de las empresas relacionadas anteriormente».

La Sociedad Regional de Promoción detectó vinculación de Rafael Riva con Naviera Riva, S.A.; Líneas Marítimas del Mediterráneo, S.A.; Naviera Miravalles; Circuito de Sotiello, S.A.; Compañía Insular Bell, S.A.; ITE Internacional Transport Enterprises, S.A.; Almacenes La Estrella, S.L.; Transportes Riva, S.L.; Gijón Vintage Club, S.L.; Transretor, S.L.; Avirro, S.L.; Inmobiliaria Somió, S.L.; Natural Sorb, S.L.; Hispano-Pegaso Europea, S.L.; Plan Directo Marketing y Desarrollo, S.L.; Naviera Riva Suardíaz, S.L., y Trans Europea Riva, S.L.

Además, indica que «en la documentación presentada para el estudio se cita también a las siguientes empresas: Grupo Inversor Naviera Americana, S.A.; Grupo Inversor Naviera Americana, LLC, y Kaplan Associated, S.A.», y pregunta «si a fecha actual ostenta alguna vinculación con Vapores Suardíaz Mediterráneo, S.A.; Vapores Suardíaz Atlántico, S.L., y Flota Suardíaz, S.L.».

Para explicar el riesgo que está dispuesto a asumir, Riva explicó que solicitó al banco «un crédito hipotecario de 2,5 millones de euros sobre un barco que vale cinco; más otro millón y medio con garantías presentadas por mí, y un préstamo del Idepa avalado por Inmobiliaria Somió. Además, asumo la reforma del barco, estimada en 1,7 millones, en este caso con una ayuda de unos 600.000 euros de la Unión Europea. Ahora solo queda intentar una operación que lo más fácil es que no salga, pero que me dejaría sólo, completamente solo», expuso ayer.