La Quinta La Vega abrirá al público sus siete mil metros cuadrados de jardín

Manuel Arrieta, Carmen Moriyón, Fernando Couto y Laureano Lourido, en los jardines de la Quinta La Vega, en Jove. /
Manuel Arrieta, Carmen Moriyón, Fernando Couto y Laureano Lourido, en los jardines de la Quinta La Vega, en Jove.

La alcaldesa, Carmen Moriyón, y el presidente del puerto, Laureano Lourido, firmaron la compra-venta en 1,3 millones de euros

MARCO MENÉNDEZ

El Ayuntamiento de Gijón ya es el propietario de la Quinta La Vega, en la parroquia de Jove. La alcaldesa, Carmen Moriyón, y el presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón, Laureano Lourido, firmaron ayer el contrato de compra-venta de la finca por 1.316.691,13 euros. Dio fe de la transacción el notario Carlos León Matorras, en un acto que contó con la presencia del secretario municipal, Miguel Ángel de Diego. Tras estampar sus rúbricas, la alcaldesa entregó al presidente del puerto un cheque nominativo por 987.512,34 euros, ya que los 329.178,79 restantes ya fueron pagados el 12 de diciembre.

Los representantes de las diferentes asociaciones de vecinos de la zona no se quisieron perder un acto tan simbólico, que supone además la apertura a la ciudadanía de unos siete mil metros cuadrados de un jardín que durante toda la vida tuvieron que contemplar a través de una valla. A partir de ahora, el recinto estará a disposición de todos los gijoneses.

Pero la finca cuenta con una casa solariega y unas caballerizas. Estas construcciones están llamadas a albergar empresas de las denominadas economías verde (no agresivas con el entorno urbano, de eficiencia energética y alimentación saludable) y azul (todo lo que tiene que ver con la mar, desde el procesado de productos hasta la logística).

Laureano Lourido explicó que «la Quinta La Vega era un activo ocioso, porque no estaba dedicado a la explotación portuaria. Que el Ayuntamiento sea el receptor de la finca es la mejor garantía de que va a beneficiar al mayor número de vecinos posible».

Moriyón no pudo ocultar su satisfacción por que la finca «pase a formar parte de los bienes municipales. Tendrá unos usos en consonancia con los tiempos que corren». Y explicó que será «un equipamiento público para empresas», incluido un laboratorio de tratamiento de alimentos, del que se hará cargo la Asociación de Industrias Cárnicas del Principado de Asturias (Asincar), y un aula didáctica sobre el medio ambiente. La alcaldesa también habló del llamativo jardín, «una extensa zona verde abierta, a disposición de la parroquia de Jove y de cualquier gijonés que quiera visitarla. La Quinta La Vega enriquece a Jove y aumenta la vitalidad del barrio», explicó.

Oficinas, laboratorio y aulas

Rubén Hidalgo, gerente del Centro Municipal de Empresas, fue el encargado de explicar los pormenores del edificio y los usos que tendrá. El conjunto cuenta con 595 metros cuadrados de oficinas, 83 de laboratorio, 20 del aula didáctica y 67 de espacios comunes. Los usos están incluidos en el pacto Gijón Crece, con una parte empresarial, otra educativa y otra social.

También intervino en el acto Juan Díaz, director de Asincar, una asociación que «acompaña al sector cárnico en la evolución de sus productos hacia la exportación. La alimentación saludable es una preocupación del consumidor». La industria cárnica ya está inmersa en esa transformación, pero Díaz alertó sobre «las pymes de la economía azul, sobre todo las dedicadas al transformado de la pesca, que suelen tener procedimientos muy tradicionales, pero también están obligadas a acometer este cambio. Aquí tendremos una miniplanta piloto para el ensayo de productos que puede ser de gran utilidad para las industrias del sector en Gijón».

En cuanto al aula medioambiental, desde el Ayuntamiento de Gijón se espera que alumnos de todos los centros del municipio pasen por ella para conocer de primera mano los problemas a los que se enfrenta el medio ambiente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos