Nuevos tiempos para el altruismo

Tercer encuentro de formación para organizaciones asturianas de voluntariado social, celebrado en la sede de Proyecto Hombre. /
Tercer encuentro de formación para organizaciones asturianas de voluntariado social, celebrado en la sede de Proyecto Hombre.

39 organizaciones ven «necesario» actualizar el plan regional de voluntariado social

ÓSCAR PANDIELLO

El trabajo desinteresado de miles de asturianos hace que la maquinaria de las organizaciones sociales, esenciales para equilibrar las desigualdades en el Principado, pueda seguir funcionando. Coordinar, formar y captar nuevos ciudadanos interesados en estos proyectos, por tanto, resulta esencial a la hora de mantener este tejido solidario a pleno rendimiento. «Es importante ver cuáles son las prácticas que funcionan, saber cómo moverse y así ser efectivos a la hora de sensibilizar y captar. Es esencial para seguir trabajando», sostiene Celeste Intriago en representación de los Centros de Voluntariado y Participación Social (CVPS). Ayer, con la intención de fomentar la coordinación y el buen hacer de las organizaciones asturianas, 39 de ellas se reunieron en la sede de Proyecto Hombre para realizar un encuentro formativo de más de ocho horas.

Uno de los objetivos por los que se convocó el encuentro fue para debatir sobre la necesidad de actualizar la Estrategia 2008-2011 para el Fomento del Voluntariado, el último texto presentado por el Principado en esta materia. «Es necesario retomar el asunto. Desde hace seis años se dejó parado y no se ha vuelto a tocar. Según se habló en la reunión, el texto funcionó muy bien como base para empezar a trabajar en red y generar proyectos en común. Sin embargo, el tiempo pasa y hay que hacer un nuevo plan para los años venideros», sostiene Jonathan Varela, de Mar de Niebla.

En la misma línea se pronunció Lucía García, presidenta de Abierto hasta el Amanecer. «Es necesario reunirse entre todos los estamentos para redactar un nuevo plan estratégico. El actual está desfasado, ya que la mayoría trabajamos con planes propios», explica. A su juicio, el nuevo texto debería contemplar un trato más individualizado para las organizaciones: «Hay muchas entidades pequeñas que no pueden funcionar de la misma forma que otras debido a la limitación de recursos. Hay que planificar estas cosas y recoger la realidad de todos», sostiene.

Sensibilizar en institutos

El horario de mañana sirvió para que los 73 inscritos intercambiaran experiencias en torno a la captación de nuevos voluntarios, un proceso del que dependen la mayoría de las entidades. Uno de los procesos más socorridos es el de las campañas de sensibilización en centros de Secundaria. «Pero es esencial que tengan continuidad en el tiempo. No sirve de nada llegar un día y después desentenderse», subraya Intriago. La participación en ferias y jornadas, la dedicación al voluntario para que se siente parte activa de los proyectos y un correcto seguimiento de las tareas asignadas suponen los pilares claves de la actividad. «Y el boca a boca, por supuesto, es un aliado esencial», apostilla.

Por otra parte, la experiencia también les ha servido para identificar las peores formas de trabajo. «Reclutar a mucha gente sin sentido no funciona. Hay que planificarse y tener los objetivos muy definidos. Con este trabajo claro en mente, toda la organización acaba remando en la misma dirección, que es lo que se busca», concluye Intriago.