Denuncian seis robos en chalés de las parroquias de Somió y Cabueñes

Carretera Piles-Infanzón, a la altura del cruce con Dionisio Cifuentes, en la parroquia de Somió. /
Carretera Piles-Infanzón, a la altura del cruce con Dionisio Cifuentes, en la parroquia de Somió.

Las policías Nacional y Local y la Guardia Civil refuerzan la vigilancia tras los asaltos, cometidos a plena luz del día

OLAYA SUÁREZ

Nueva oleada de robos en la zona rural gijonesa. La Policía Nacional investiga al menos seis asaltos en chalés de las parroquias de Somió y Cabueñes perpetrados en las últimas dos semanas. Todo apunta a que los autores de los robos son integrantes de una banda criminal itinerante, que se desplaza por varias comunidades autónomas para cometer los delitos contra el patrimonio y abandonar la zona a los pocos días.

En todos los casos que han sido denunciados recientemente, los ladrones actuaron a plena luz del día, tras vigilar a los moradores de la casas y comprobar que salían en coche o bien se encontraban de viaje fuera de Gijón. La mayoría de los asaltos tuvieron lugar durante las jornadas festivas de la Semana Santa. Esa es precisamente una de las características de los grupos organizados, que aprovechan los periodos festivos de mayor movimiento para llevar a cabo sus propósitos.

Accedieron a las fincas saltando las tapias y verjas y violentaron puertas traseras o ventanas para conseguir entrar en las casas. Su objetivo era dinero en efectivo, joyas y pequeños aparatos tecnológicos, un botín que pudiera ser escondido con facilidad para evitar levantar sospechas en el vecindario.

Los investigadores estiman que cada golpe no duró más de quince minutos, el tiempo que necesitaron para registrar las diferentes estancias de los inmuebles y apoderarse de todos los objetos de valor y dinero que encontraron a su paso.

Los moradores se llevaron un enorme sobresalto cuando al regresar se encontraron las viviendas completamente desordenadas y revueltas, con todos las prendas y enseres fuera de los cajones y los armarios.

Pruebas y huellas

Agentes de la Brigada de Policía Científica inspeccionaron minuciosamente las viviendas en busca de pruebas e indicios que ayuden a identificar a los responsables. Las investigaciones avanzan en colaboraciones con cuerpos policiales de otras comunidades.

Además, la Policía Nacional, la Local y la Guardia Civil han reforzado la vigilancia en las parroquias rurales. Además, piden a los vecinos que alerten a las fuerzas de seguridad en caso de notar la presencia de algún vehículo o individuo que pudiera levantar sospechas.

La última oleada de robos en Somió tuvo lugar el pasado verano, cuando los delincuentes entraron en tres chalés en una misma noche.