Cimavilla ve en el plan de usos «una base» para avanzar en el consenso sobre Tabacalera

Reunión de Moriyón con las asociaciones de Cimavilla para presentarles el plan de usos para Tabacalera. /
Reunión de Moriyón con las asociaciones de Cimavilla para presentarles el plan de usos para Tabacalera.

El Festival de Cine apoya el traslado al nuevo complejo cultural para conseguir una sede «permanente». PP y PSOE critican el proyecto

MARCOS MORO

La Asociación de Vecinos Gigia de Cimavilla y todos los colectivos del barrio alto que están implicados con el proyecto de Tabacalera consideran que la propuesta de plan de usos del gobierno local es «una base y un punto de partida» para avanzar hacia una solución de consenso que satisfaga a los grupos políticos y ciudadanía en general.

Después de reunirse con la alcaldesa, todo ese conglomerado asociativo de Cimavilla valora de su proyecto aspectos como el diseño de dependencias polivalentes tanto en el conjunto histórico como en el edificio de nueva construcción, así como la renuncia definitiva a la idea inicial de museo de Bellas Artes en favor del consenso con otras formaciones políticas.

También ven con buenos ojos la inclusión de un centro cultural de proximidad, etiqueta provisional con la que se define un espacio de uso vecinal en la antigua casa del director para conectar el futuro equipamiento cultural con la vida del barrio alto. «Esto no quiere decir que vayamos a trasladar la sede vecinal de la Casa del Chino a Tabacalera», señaló Sergio Álvarez, presidente vecinal de Gigia.

«Tras la reunión del pasado jueves podemos decir que se abre una nueva etapa donde empezaremos a trabajar sobre las distintas ideas desde un punto de vista transversal. Veremos cómo se pueden llevar a cabo y cuál será su modo de gestión», indicó. El dirigente vecinal resaltó asimismo que a partir de ahora «es la alcaldesa la que pasa a liderar el proyecto con el compromiso de volver a reunirse con nosotros el día 15, no sin antes analizar y examinar con los arquitectos que ganaron el concurso de ideas las posibles modificaciones que se pueden llevar a cabo para adaptarse a los futuros usos y planteamientos».

En opinión de Álvarez, el proyecto que se consensúe finalmente para Tabacalera «debe primar el dar servicio a toda la ciudad, servir de palanca de cambio del modelo cultural en Gijón y actuar de agente dinamizador para el barrio de Cimavilla».

María Álvarez Rilla, presidenta de la Plataforma Ciudadana Tabacalera, destacó que «lo más interesante de la presentación de la propuesta de usos del gobierno local es que no hay nada inapelable ni cerrado para tratar de ampliar el consenso sobre el proyecto». «Constatamos que hay espacio para el debate y voluntad de alcanzar un acuerdo no solo entre los grupos políticos, sino entre administración y ciudadanía. En ese sentido, lo presentado pretende ser un modelo sobre el que trabajar para lograr una solución consensuada».

«Aunque aún queda mucho por discutir y decidir nos parece positivo que una buena parte de las conclusiones del proceso participativo estén contempladas en esta nueva propuesta», señala Álvarez, quien no obstante observa también algunas contradicciones en el seno del gobierno local. «No se puede defender una industria cultural, a la que se dedican dos plantas enteras en el plan de usos, y políticas transversales en una ciudad en la que se multa a los músicos por tocar en la calle», apuntó en referencia a las sanciones impuestas recientemente a miembros de la Banda de Gaitas Villa de Xixón por amenizar sin licencia una espicha en la plaza de Arturo Arias.

El director del Festival Internacional de Cine, Alejandro Díaz Castaño, expresó ayer su apoyo a la iniciativa municipal de trasladar la sede del certamen al edificio de nueva planta que se construirá a partir de 2018 en Cimavilla y que estará equipado con un auditorio con capacidad para 400 personas. Según destacó, «esta propuesta va en la línea de conseguir una sede permanente y estable sin apreturas de espacio, que es lo que nos interesaba, y además hacerlo en un complejo cultural donde se podrán generar sinergias». El director del FICX también valoró el juego que dará a la organización del certamen cinematográfico el aforo previsto para el salón de actos. «Es muy interesante que surjan otros espacios para ver proyecciones de cine en el centro de la ciudad, con independencia de lo que al final pase con las salas del San Agustín», opinó.

Tampoco faltan las voces críticas con el planteamiento del gobierno local. La concejala socialista Lara Martínez enmarcó la propuesta para trasladar la sede del Festival de Cine a Tabacalera en «la deriva» que, a su juicio, están viviendo los planes de usos de los equipamientos culturales del centro. Martínez remarcó que el proyecto presentado por el gobierno local para Cimavilla «desmonta varios de los usos que iba a albergar la antigua Escuela de Comercio, de modo que este inmueble vuelve a quedar sin unos usos definitivos a pesar de abrir sus puertas en breve». Esto es, que se desviste un santo para vestir otro.

«Pago» de Moriyón a XSP

La edil del PSOE puso de relieve que tras la presentación del plan de usos de Tabacalera «se conoció que el Festival de Cine contará en el espacio de Cimavilla con 1.400 metros cuadrados cuando ya se le habían adjudicado 150 en la antigua Escuela de Comercio». ¿Y qué pasará con esos metros ahora vacantes en el rehabilitado edificio de Tomás y Valiente? Según ha trasladado Foro a los grupos de la oposición, pasarán a albergar el Servicio de Normalización Llingüística y la Oficina de Información Juvenil, que actualmente están en el Antiguo Instituto. Ante esta situación, el PSOE preguntará en el próximo Pleno por la gestión de este equipamiento y el plan de usos para el mismo.

El concejal del PP Pablo González también criticó la «falta de planificación cultural» y expresó el temor de su grupo de que Tabacalera «acabe siendo otro pozo sin fondo para las arcas públicas como son para el Principado el Centro de Arte de la Laboral y para el Ayuntamiento la renta social». El edil está convencido de que al final del mandato «este proyecto será otros de los pagos que habrá tenido que hacer Moriyón para ser alcaldesa a Xixón Sí Puede, grupo que defiende crear un laboratorio ciudadano que a nosotros nos pone los pelos de punta». Respecto al espacio vecinal, indicó que los usos deberían ser sanitarios, de dispensario médico.

 

Fotos

Vídeos