Los 3.000 trabajadores municipales de Gijón volverán a la jornada laboral de 35 horas en 2020

Marina Pineda, ayer, en pleno anuncio de la recuperación de la jornada de 35 horas para los trabajadores municipales. / JUAN LLACA
Marina Pineda, ayer, en pleno anuncio de la recuperación de la jornada de 35 horas para los trabajadores municipales. / JUAN LLACA

El equipo de gobierno juzga «viable» reducir dos horas y media semanales sin afectar a los servicios. Ahora negociará con los sindicatos la implantación

MARCOS MOROGIJÓN.

El Ayuntamiento de Gijón restablecerá la jornada laboral de 35 horas semanales, incluyendo a todos sus organismos autónomos, fundaciones y empresas vinculadas, a partir del 1 de enero de 2020. El equipo de gobierno ha evaluado el impacto económico de la medida de reducir las 37,5 horas semanales actuales, durante estos dos meses y medio de recorrido, y ha comprobado que «es viable» para las cuentas municipales sin que afecte a los servicios que se prestan a la ciudadanía». Así lo avanzó ayer la concejala de Hacienda, Organización Municipal y Personal, Marina Pineda.

La medida afectará a los más de 3.000 trabajadores, entre funcionarios y personal laboral, de todo el grupo Ayuntamiento, que pasarán a estar media hora menos al día trabajando en sus puestos. Y adelantó que exigirá la revisión de los calendarios laborales de cada uno de los servicios municipales. No solo los de atención ciudadana directa, sino también aquellos que tienen un horario más prolongado, como los relacionados con la seguridad ciudadana (Policía Local y Bomberos) y la apertura de los centros culturales, centros municipales integrados e instalaciones deportivas. «El objetivo es mejorar la calidad de vida de los trabajadores, pero manteniendo la calidad de los servicios que se prestan a los vecinos de Gijón», remarcó.

La vuelta a la jornada de 35 horas semanales, reduciendo las 37,5 actuales, era una de las principales reivindicaciones de los trabajadores municipales, destacó Pineda. Y, por ese motivo, añadió, ha iniciado desde ya una ronda de reuniones con las secciones sindicales mayoritarias para negociar la forma de hacer efectiva la nueva jornada laboral sin comprometer la calidad de los servicios.

Sobre el impacto económico concreto que tendrá la implantación de la medid, Pineda indicó que «dependerá de cómo se fijen los calendarios laborales». No quiso facilitar de momento posibles horquillas para cuantificar lo que supondrá la reducción de jornada laboral para toda la plantilla municipal.

La edil de Hacienda se da de plazo hasta diciembre para negociar con los sindicatos cómo se va a reorganizar cada servicio (incluyendo permisos, moscosos y vacaciones), en lo referente a repercusiones económicas y de contratación, para que no se resienta la prestación de los servicios. Esta negociación sindical irá pareja a la elaboración de una nueva relación de puestos de trabajo en el Ayuntamiento.

Reconoció que en las empresas municipales, sobre todo las más grandes, es donde la restauración de la jornada de 35 horas tendrá mayor impacto económico. Sin embargo, también expresó su confianza en que en el caso de algunos servicios se podrá acometer una reorganización de calendarios laborales que no conlleve contrataciones o impacto económico de calado.

Activa entre 1994 y 2011

Los empleados municipales ya tuvieron jornada de 35 horas semanales entre 1994 y 2011. Al año siguiente, en 2012, el Gobierno central, que por entonces era del PP, obligó a todas las administraciones públicas a elevar hasta las 37,5 horas semanales la jornada de los empleados públicos. El año pasado, el Estado abrió la mano, a través de un decreto, y permitió que las administraciones que cumplan las normas de estabilidad de la regla de gasto y el techo de gasto, además de que no superen el 8% de la temporalidad en los servicios, puedan recuperar esas 35 horas semanales para sus plantillas laborales.

La concejala de Hacienda, que también tiene competencias en materia de personal, ha anunciado que el llamado Plan Reto de renovación de la estructura municipal que puso en marcha el anterior equipo de gobierno de Foro «se da por finalizado». Sobre este plan explicó que solo se puede aprovechar el diagnóstico y el estudio de los puestos, pero que al no compartir ninguno de sus criterios, el equipo de gobierno del que forma parte propondrá los suyos.

Pineda se queja de que en los ocho años de gobierno de Carmen Moriyón ha habido mucha «provisionalidad» en la confección del plantilla municipal. En su opinión, lo que se hizo fue afrontar el día a día y las necesidades más urgentes abusando de figuras como las comisiones servicio o las adscripciones provisionales.

La edil avanzó que quiere tener definida una nueva estructura municipal antes de final de año que atienda a las necesidades del gobierno municipal con concejalías diferentes y áreas que cambian respecto a la etapa de Foro. Y a partir de ahí poner en marcha todos los procesos que deberán ser de movilidad horizontal y de promoción interna (vertical). Por lo pronto ya está trabajando en una modificación de la RPT (relación de puestos de trabajo) para presentársela a los sindicatos.

También considera Pineda importante agilizar las convocatorias de empleo público y aprovechar todas las tasas de reposición. El Ayuntamiento suma, en concreto, un centenar de plazas sin cubrir de oposiciones de los últimos cinco años.

Tasas por tener perros

Por otra parte, preguntada por la tasa por tenencia de perros que se va a establecer por parte del Ayuntamiento de Zamora (9 euros al año por perro censado), recordó que Foro llevará una propuesta similar al Pleno del próximo miércoles y que será entonces cuando se debata por los grupos y el equipo de gobierno ofrecerá su opinión al respecto. En todo caso, se preguntó cómo es que Foro, que gobernó durante ocho años la ciudad, no planteó nunca la aplicación de este tipo de gravámenes antes. En el proyecto de ordenanzas fiscales presentado por el gobierno local a los grupos de la oposición no se contempla esta eventualidad.

Más información