Los accesos a El Musel están sin fecha de inauguración después de dos años de obra

Los accesos a El Musel están sin fecha de inauguración después de dos años de obra

Los trabajos avanzan en una parte pero el resto sigue pendiente de un modificado de proyecto. El diseño del vial de Jove también está en trámite

R. MUÑIZGIJÓN.

Dos años se cumplen desde que el ministro Íñigo de la Serna y la alcaldesa Carmen Moriyón pusieran la primera piedra del desdoblamiento de la AS-19 entre Lloreda y Veriña y las cosas no han ido como se esperaba. Los mandatarios están retirados de la primera línea política y las obras avanzan, sí, pero limitadas en su extensión y envueltas en un apretón administrativo y técnico. La situación impide al Ministerio de Fomento concretar cuál será la fecha de finalización de las obras.

El asunto nació a finales de 2005, cuando la ministra Magdalena Álvarez, el presidente regional Vicente Álvarez Areces y la alcaldesa Paz Fernández Felgueroso firmaron el convenio que reconocía la urgencia de dotar a El Musel de nuevos accesos viarios y se repartieron las tareas. La duplicación de la AS-19 en este tramo de 3,5 kilómetros era la primera pieza, a completar con nuevos viales por Jove y Aboño.

Tras una larga tramitación Sando y Copisa se hicieron con las obras de desdoblamiento. El contrato se firmó en 33 millones, con un plazo de entrega de 43 meses. Tras el acto oficial de puesta de la primera piedra, los adjudicatarios aceleraron el movimiento de tierras, encontrando algo con lo que nadie había contado.

La ampliación de la 'Y' y la mejora de los túneles de autovías rivalizan por el dinero de Carreteras

El proyecto que habían recibido no recogía la presencia de todas las tuberías y tendidos eléctricos del lugar. Las obras se detuvieron a comienzos de 2018 para reevaluar la situación. Los técnicos del ministerio entendieron que tocaba tramitar un modificado, que iría para largo pero que quedaba una parte de las faenas que se podía ir avanzando en paralelo. Y en eso se anda.

«Hasta ahora se ha trabajado en la ejecución de diversos movimientos de tierras, en el drenaje transversal y en la reposición de algunas servidumbres», detallan en el ministerio. A la vez los técnicos maduran el modificado de los servicios afectados, lo que incluye modificar los tendidos telefónicos y eléctricos, además de los conductos del gas, la fibra óptica, el abastecimiento y el saneamiento. «Todos estos trámites condicionan el avance y el ritmo de obras», explican en Fomento. Hasta que no se apruebe el modificado de proyecto «es prematuro adelantar una posible fecha de terminación», apuntan.

Las complicaciones no se ciñen a la AS-19. El sentido de la obra es que los camiones que van al puerto encuentren una mejor ruta para seguir a través del ideado vial de Jove. Formalmente el proyecto de esta segunda pieza sigue en redacción por parte de la Autoridad Portuaria bajo supervisión del ministerio. Uno de sus escollos es que el diseño hasta ahora madurado exigía 145 millones de inversión. Es una suma considerable para un segmento de 2,5 kilómetros. La atención presupuestaria que pueda recibir rivaliza además con otros dos proyectos que apremian a la Dirección de Carreteras del ministerio: la adaptación de los túneles de las autovías a la directiva comunitaria de seguridad y la ampliación de la 'Y' con un tercer carril.