El acompañamiento a menores en los vestuarios se amplía hasta los 10 años

La normativa regula desde el modo de tirarse a la piscina hasta el aforo de algunas instalaciones o los tiempos de uso

I. V.

Más allá de las cuestiones relacionadas con la convivencia entre usuarios y el buen uso de las instalaciones, el nuevo reglamento regula desde el tiempo máximo de uso de las taquillas (120 minutos) o de la bañera de hidromasaje de la piscina de La Camocha (8 minutos si hay gente esperando) hasta el aforo del rocódromo (40 escaladores) o de los skateparks (50 usuarios). En las piscinas señala que se debe nadar por el lado derecho de las calles, recomienda prescindir de pulseras, anillos y collares y advierte de que los usuarios solo podrán lanzarse al agua «de manera no peligrosa, de pie o de cabeza mirando al agua, y solo desde la cabecera de los vasos que superen los 1,60 metros de profundidad, estando prohibido hacerlo desde los laterales o en las partes poco profundas».

En las salas de ciclismo indoor obliga a llevar toalla para secarse el sudor. En las canchas de tenis y pádel prohíbe «jugar al rebote» con la pelota en los cierres metálicos de las pistas. Y en el patinódromo de Moreda impone el uso de casco y marca como sentido de giro habitual sobre el circuito «el antihorario». En el conjunto de las instalaciones prohíbe además «deambular» por las zonas deportivas cuando se esté desarrollando alguna actividad y no se sea participante de la misma.

Una novedad destacada guarda relación con la participación de menores en cursillos o entrenamientos. El reglamento de 2005 indicaba que «cuando la edad de los usuarios sea igual o menor a 6 años podrá acceder al vestuario para ayudarles una persona adulta por cada niño». El nuevo eleva esa edad hasta los 10 años, indicando que el adulto deberá abandonar el espacio en cuanto el niño se incorpore a la actividad. Añade que hasta esa edad los menores «independientemente de su sexo, podran acceder al vestuario del sexo del acompañante mayor de edad». No se permite, no obstante, el acceso a los vestuarios con sillas de bebé.

En el articulado se hace mención a la posibilidad de combinar el uso de las instalaciones cubiertas con la práctica de deporte en el exterior, pudiendo dejar los enseres en las taquillas. En ese caso, solo donde se permita esa opción, cuando se vuelva a entrar habrá que hacerlo con un calzado difeente y limpio «sometiéndose a las revisiones necesarias» del personal.

 

Fotos

Vídeos