«El Acuario debe ser una referencia y ahora la gente llega casi por accidente»

Alejandro Beneit, en las instalaciones del Acuario. /  DANIEL MORA
Alejandro Beneit, en las instalaciones del Acuario. / DANIEL MORA

«Habrá una reforma integral de la planta baja, con una nueva cafetería, zona de exposiciones y tienda. Lo queremos para el próximo verano» Alejandro Beneit Nuevo director general del Acuario

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

Doce años después de su inauguración, el Acuario de Gijón experimentará durante los próximos meses una renovación de calado. Un cambio de imagen y de concepto que vendrá de la mano de Rain Forest, la empresa que gestionará durante los próximos quince años -prorrogables durante cinco más- las instalaciones gijonesas tras ganar el concurso público. Al frente de la nave estará Alejandro Beneit (Cádiz, 1981), que pese a llevar apenas unos días en la ciudad ya afirma con rotundidad que el recinto tiene que estar «entre los mejores de España y de Europa».

-Llevan varios meses detrás de la licitación del Acuario, ¿qué le han visto a las instalaciones?

-Creemos que este es un centro con mucho potencial, independientemente de que las instalaciones estén un poquito mejor o peor. También consideramos que Gijón está en auge como centro turístico. Surgió la oportunidad, hicimos un par de visitas, un análisis del mercado turístico y concluimos que el centro tiene potencial y se adapta mucho a lo que nosotros buscábamos.

«Vamos a montar un nuevo sistema de información digital para el visitante» «Estas instalaciones pueden manejar 200.000 visitantes al año. Es el objetivo»

-¿Y qué buscaban?

-Un sitio donde podamos generar una experiencia enriquecedora y que emocione al visitante. Que salgan de las instalaciones pensando que la naturaleza es algo precioso y que merece la pena conservar. Las instalaciones, aunque necesiten un lavado de cara, son buenas. El lugar también es bueno y atractivo y por eso decidimos presentarnos.

-¿Qué experiencia tienen al frente de este tipo de centros?

-Rain Forest es una pyme española, de capital privado, fundada por varios accionistas que son amantes de la naturaleza y de la diversidad. El objetivo es crear entornos donde se pueda representar la naturaleza fielmente e inculcar el mensaje de 'si te gusta, protégelo'. Primero obtuvimos la concesión del zoo de Fuengirola, que ahora es el Bioparc de Fuengirola. Lo tiramos todo abajo y construimos un parque desde cero. Ahora tiene 450.000 visitantes al año. Y en 2006 conseguimos la concesión del de Valencia, donde invertimos casi 70 millones. Todo sin barreras visuales, solo naturales y con recintos multiespecie, recreando el hábitat tal y como es. Llevamos quince años de gestión y estamos orgullosos de lo que llamamos 'zoos de inmersión', algo pionero en Europa.

-¿En qué situación se han encontrado el Acuario de Gijón?

-Lo primero, nos hemos encontrado un equipo humano muy implicado, estamos encantados con ello. La gente se ha dejado la piel por el Acuario y eso se nota. Las instalaciones, por otra parte, tenían una serie de deficiencias que venían recogidas en el pliego. Hablamos de hasta dieciséis actuaciones, alguna de ellas bastante significativa, que implican a las cubiertas y a los conductos de ventilación. No impiden el día a día, pero hay que invertir dinero ahí. A nivel de visitantes no sé decir la situación, empezamos de cero. Se necesitan reformas prioritarias y una serie de inversiones de mejora de experiencia del visitante.

-¿Como cuáles?

-Una reforma integral de la planta baja, donde habrá un hall mejor distribuido, una nueva cafetería, zona de exposiciones y tienda. Lo queremos para el próximo verano. También vamos a montar un nuevo sistema de información digital para el visitante que sustituya o complemente a la cartelería actual. Además, vamos a ir mejorando cada tanque, aumentando el número de especies o ejemplares. También incidiremos en una mayor iluminación y reparación de algunas zonas del Acuario. Y, después, dos grandes proyectos para ir realizando a lo largo de los próximos años.

-¿De qué se trata?

-Remozaremos toda la zona de nutrias, que necesita un buen cambio. Eso nos obligara a actuar en toda la parte superior de Río Cantábrico. Y el segundo es la zona del pingüinario, que será trasladada a la dársena anexa. La tematizaremos toda con una o dos colonias de pingüinos y a partir de ella podremos explicar toda la trayectoria vital de estos animales. A grandes rasgos, son los grandes proyectos además de la renovación de las zona internas y de los empleados.

Obras en invierno

-Estas obras prioritarias, ¿para cuándo están proyectadas?

-Las planteamos para los próximos dos años, tratando de repartirlas entre el primer y el segundo invierno. La intención es hacerlas cuanto antes porque son capitales y ahora en verano no puedes afectar al flujo de visitantes.

-¿A cuánto ascienden las inversiones económicas previstas?

-Son más de 2,5 millones de euros en los próximos cinco años, tal y como planteamos en el pliego. Pero al final esto no acaba nunca. Nosotros seguimos invirtiendo en nuestros parques actuales, son gastos esenciales. El mantenimiento es lógico porque las instalaciones se están desgastando continuamente. El visitante tiene derecho a ver las salas en perfecto estado ya sea mañana o dentro de diez años.

-¿Los trabajadores mantendrán sus condiciones laborales?

-Ahora hay 35 empleados fijos en el Acuario y se subroga de la etapa anterior, o sea que se respetan todas sus condiciones laborales. Iremos adaptándolos a nuestra forma de trabajar y quizá reorganizándolo un poco en el futuro. Pero a fecha de hoy, los 35 puestos están garantizados y sus condiciones son las mismas.

-¿Tienen fijadas expectativas en cuanto a la afluencia de visitantes?

-Sí, estas son unas instalaciones que fácilmente puede manejar 200.000 visitantes al año. Es nuestro objetivo. De todas formas, lo que queremos es desestacionalizar y trabajar durante toda la temporada baja, que los visitantes no solo vengan en verano.

'Superacuario'

-¿Consideran al Acuario un referente turístico en la ciudad?

-Yo creo que no. La impresión nuestra es que aquí la gente llega casi por accidente cuando en realidad debe ser un referente turístico. Que la gente que venga a la ciudad quiera venir aquí y que disfruten del mar y de la naturaleza. No sabemos hacer las cosas a medias: o es un 'superacuario' o nada. La intención es colocarlo entre los mejores de España y de Europa. Los Bioparc que gestionamos están entre los mejores en Tripadvisor y el objetivo es que el Acuario también lo sea.

-¿Su llegada supone un ahorro a las arcas municipales?

-Entendemos que sí. Nuestra aportación económica será de 119.000 euros al año, la mejor propuesta de las presentadas en el concurso.

-¿Tienen miedo al creciente rechazo social hacia los centros que cuentan con animales en cautividad?

-Este tipo de instalaciones tienen un papel fundamental en la conservación y nuestra misión es explicarlo. En Valencia tú vas al Bioparc y ves especies que están casi extintas. Si no fuera por el papel de instituciones que colaboran con la Asociación Europea de Zoos y Acuarios (Eaza), esas especies desaparecerían.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos