«Yo no me masturbé delante de ellas, estaba de ruta en Cangas de Onís»

J. L. L., durante la sesión celebrada ayer en el juzgado de lo Penal 1 de Gijón. / CAROLINA SANTOS
J. L. L., durante la sesión celebrada ayer en el juzgado de lo Penal 1 de Gijón. / CAROLINA SANTOS

El acusado de un delito de exhibicionismo en un parque de El Coto ante tres menores niega los cargos ante el juez

OLAYA SUÁREZGIJÓN.

«Me parece lamentable, pero yo no he sido, no me masturbé delante de ellas, ese día estaba de ruta por Cangas de Onís». J. L. L., el acusado de masturbarse delante de tres menores en un parque de El Coto, negó ayer ante el juez los cargos que pesan sobre él y por los que la fiscal le pide un año de cárcel con el agravante de reincidencia.

La sesión se celebró ayer en el juzgado de lo Penal número 1. El procesado aportó una nueva detención que no había referido ni tras su declaración ni durante la fase de instrucción y manifestó que aquel domingo 6 de mayo de 2018 había salido de ruta junto a su mujer y su hija, con el coche de su suegro. «Salimos de Gijón sobre las doce del mediodía y a la hora que dicen, a las seis de la tarde, estábamos de ruta, de hecho subí varias fotos al Facebook y mandé más al grupo de Whatsapp que tenemos de la familia», apuntó. Su abogado intentó aportar una nueva pericial con el posicionamiento del GPS del teléfono del acusado en Cangas de Onís, pero el magistrado lo desestimó apuntando que carecía de relevancia. Los datos del móvil de J. L. L., con los que trabajaron los investigadores señalaban que se encontraba conectado a antenas en la demarcación de Gijón.

El letrado de la defensa solicitó la libre absolución al considerar que la mayor prueba de cargo, la identificación de una de las tres adolescentes en una fotografía que le presentó la Policía Nacional, «no tiene la entidad suficiente para enervar la presunción de inocencia».

Las víctimas, de 13 y 14 años de edad, declararon por videoconferencia durante la vista oral para evitar encontrarse cara a cara con el procesado. Coincidieron al explicar que el día de autos estaban en un parque de El Coto, junto a un colegio, cuando de pronto un individuo «se sacó sus genitales y se puso a masturbarse con una mano mientras fumaba con la otra». «Nos pusimos nerviosas y nos fuimos», declararon. En cuanto lo contaron en sus respectivas casas, sus progenitores decidieron interponer la denuncia en la Comisaría.

Identificación fotográfica

Le describieron como un «hombre de mediana edad, moreno y vestido de oscuro». Una de las adolescentes lo reconoció en una de las fotos que le mostraron los agentes de la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Policía Nacional. Fue detenido días después, pero en sus primeras versiones no señaló que ese día no se encontraba en Gijón sino que estaba de excursión con su familia en el oriente asturiano como hizo ayer.

Se trata de un hombre de 41 años que contaba con una condena anterior por un delito de exhibicionismo. Fue arrestado en 2013 por mostrarle los genitales a una niña de 10 años en un parque de Carlos Marx, en el barrio de Laviada. Ahora, además de la condena de un año de cárcel, la acusación pública pide para él una orden de alejamiento de 500 metros de las tres adolescentes.