Un alérgico lleva dos semanas esperando que retiren un nido de avispa asiática junto a su casa

Prieto, ante el eucaliptal donde se ve el nido en altura. / J. PAÑEDA
Prieto, ante el eucaliptal donde se ve el nido en altura. / J. PAÑEDA

«Ya no sé qué hacer ni a quién más llamar», afirma el vecino de Pinzales José Antonio Prieto tras hablar con los Bomberos y el Serpa

EVA FANJULGIJÓN.

«Soy alérgico a las avispas y a doce metros de casa tengo un nido enorme de velutina. Llevo dos semanas esperando que alguien me atienda. Ya no sé qué hacer ni a quién más llamar», se lamenta José Antonio Prieto. Este vecino de Piñera de Arriba, en Cenero, próximo a la recta de Pinzales, y alérgico a las avispas, ya recibió asistencia hospitalaria hace dos años por una picadura de avispa común. Ahora, asegura llevar casi dos semanas advirtiendo «a todo el mundo» de la presencia del avispero y de su problema sin obtener respuesta. El nido de avispa asiática de un tamaño considerable se encuentra en la copa de un eucalipto. «Para que me entiendan, es como una bombona de butano», concreta. Además, ayer tarde descubrió un segundo nido «más pequeño y ubicado justo al lado del primero».

«El 28 de septiembre, avisé por primera vez a los Bomberos de Gijón. Al día siguiente me confirmaron que el aviso ya estaba registrado en el Serpa y me quedé tranquilo. Entiendo que al ser zona rural no van a venir a la mañana siguiente». Pero con el paso de los días, ante la falta de respuesta, la inquietud de Prieto fue en aumento y volvió a contactar con los Bomberos que «me remitieron de nuevo al Serpa y me dijeron que esta vez contactase con ellos a través del Whastapp».

El gijonés envió entonces un mensaje con la foto del avispero a través de Avisapp, «tal y como me dijeron que hiciera». Ante la ausencia de contestación repitió la operación al día siguiente, «pero tampoco contestó nadie». Además, «pregunté en el Ayuntamiento y me dijeron que eso era tema del Principado y si llamas a consejerías te vuelven a decir que avises al Serpa por el Avisapp. Así que entras en un bucle sin salida», asegura.