Alumnos del Montedeva harán prácticas en empresas como observadores

Empresas y profesionales que participarán en el 'networking'. / DAMIÁNA RIENZA
Empresas y profesionales que participarán en el 'networking'. / DAMIÁNA RIENZA

Contactarán con profesionales a través de 'networking' y podrán tomar conciencia de la realidad laboral actual

MARLA NIETO GIJÓN.

Son tiempos de cambio. El colegio Montedeva, receptor de los nuevos aires que se avecinan, busca incentivar a sus alumnos de cuarto de la ESO con propuestas innovadoras que permitan a los estudiantes estar en contacto con empresas y profesionales antes de acabar el instituto. Así fue como surgió el programa de 'networking', que este año celebrará su segunda edición, con un encuentro que tendrá lugar el 19 de febrero.

'La aldea global' es la asignatura que acoge a este proyecto, en el que participarán hasta 30 empresas, entre ellas, EL COMERCIO, y tiene como objeto «cambiar el modelo educativo. Hay que actuar más que hablar. Esta asignatura surge porque el mundo está cambiando a un ritmo acelerado, afectando a la forma de vivir, de trabajar, de relacionarnos... Es necesario tomar conciencia del compromiso que nuestros alumnos deben tener con la sociedad en la que viven», afirmó ayer, durante la presentación, el director de Educación Secundaria y Bachilleraro del colegio Montedeva, Ignacio Elola. Estuvieron también presentes los tutores de las tres clases de cuarto de la ESO, Severina Nava, Javier Payero y Rosana Llanos.

El llamado 'networking' consistirá en una 'quedada' en la que los alumnos podrán presentarse ante profesionales y figuras representativas de empresas de diversa índole, desde tecnológicas hasta administraciones públicas o de comunicación. Tras el 'networking', escribirán tres cartas de motivación que enviarán a las empresas. Por su parte, las empresas interesadas harán una evaluación tanto de la iniciativa en sí como de las cartas recibidas y podrán elegir mediante email a los candidatos que consideren para hacer prácticas «como observadores, nunca trabajando», afirmó Nava, quien también explicó que «existe un seguro escolar y un convenio entre todas las partes». El tiempo, el horario y las labores a realizar por parte de los alumnos dependerá de la oferta de la empresa y el plan de trabajo personalizado que les designen. El resultado de dichas práctica se comunicará a los profesores y será calificado en el colegio suponiendo la nota final de la materia.

Según los profesores, la experiencia del año pasado hizo mella en los alumnos hasta el punto de incentivar a algunos, cuya intención era abandonar los estudios, para comenzar bachillerato y a otros, a su vez, les ayudó a detectar la rama por la que decantarse a la hora de elegir profesión.

 

Fotos

Vídeos