El alzhéimer afecta a 37.000 pacientes y 150.000 familiares en Asturias

Laureano Caicoya, Eva Illán y Jesús Rodrigo, en el Hotel Begoña. /  ARNALDO GARCÍA
Laureano Caicoya, Eva Illán y Jesús Rodrigo, en el Hotel Begoña. / ARNALDO GARCÍA

La confederación española de asociaciones advierte de que al menos el 10% de los enfermos no llega a los 65 años y reclama un plan nacional

AIDA COLLADO GIJÓN.

«No nos estamos dando cuenta de que se está convirtiendo en una pandemia». Sin paños calientes, el secretario general de la Asociación Alzhéimer Asturias, Laureano Caicoya, pedía ayer «ayuda para divulgar la brutalidad de la enfermedad» y explicaba, así, los objetivos de la jornada organizada en el Hotel Begoña, junto a la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzhéimer y otras Demencias (Ceafa), que dirige Jesús Rodrigo. Este último cifró en 37.000 el número de enfermos en Asturias -un 10% tienen menos de 65 años- y en 150.000 el de afectados (contando también a los familiares cuidadores), lo que «supone un gasto de más de mil millones de euros».

Rodrigo habló sobre la importancia de aplicar un tratamiento diferenciado del alzhéimer, que supone «un gran problema sociosanitario, que no está siendo abordado por las administraciones como se merece». La que ha sido reconocida por la OMS como la segunda causa de muerte específica en España es una enfermedad «infradiagnosticada, con el 30 ó 40% de los casos sin diagnosticar» y una de las causas de dependencia más destacable. Por eso, reclamó a las instituciones que «dimensionen el impacto económico y social del alzhéimer»; que diferencien la manera de abordar este problema tras «comprender que afecta al binomio paciente cuidador y, por extensión, a la sociedad», y que actúe «desde la prevención y el diagnóstico temprano hasta el acompañamiento postduelo».

No se olvidaron de la que es una de sus máximas prioridades e instaron a la aprobación del Plan Nacional de Alzhéimer. Elaborado hace meses, urge el visto bueno del Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas. «Necesitamos consensos en los consejos territoriales y, sobre todo, en cómo vamos a realizar esa política conjunta», advirtió Rodrigo, quien lamentó que en la actualidad «se invierte dos veces más en la caída del cabello». Dicho plan, añadió, «debe ser general, alcanzar a todo el Estado; e integrador de todos los niveles administrativos y transversal para llegar a todos los agentes que están implicados en la lucha directa contra la enfermedad».

Enfermos jóvenes

Desde Afa Asturias, Laureano Caicoya insistió también en alertar sobre «el síndrome del cuidador quemado» -el 12% deja su trabajo- y denunció que «nadie está prestando ayuda a la unidad familiar». Por eso, lanzó un consejo: «Hay una recomendación general de que el enfermo esté en su entorno familiar. Estoy de acuerdo, pero solo mientras se pueda. Por esa razón es importante ayudar al cuidador». Además, mostró su preocupación por los casos en los que esta dolencia debuta en gente joven. «La enfermedad del alzhéimer autosómica dominante está relacionada con dos factores, la herencia y el alcoholismo mezclado con anfetaminas, y se diagnostica a personas de entre 30 y 50 años», explicó.

La concejala de Bienestar Social, Eva Illán, dio inicio a la jornada donde se trató esta «enfermedad devastadora, no solo para los familiares, sino para la persona afectada». Y pidió «todo el esfuerzo económico y humano» para hacerle frente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos