Una ambulancia para Burundi

Fernando Fueyo, junto a la furgoneta que se enviará a Burundi./JORGE PETEIRO
Fernando Fueyo, junto a la furgoneta que se enviará a Burundi. / JORGE PETEIRO

La Fundación del Transporte Sanitario dona uno de sus vehículos al país africano

COVADONGA RODRÍGUEZGIJÓN.

Fernando Fueyo, párroco de San Nicolás de Bari y capellán del Sporting, vivió once años en el país africano de Burundi, por el que siente un gran cariño. Amor que ha sabido transmitir a varios gijoneses, que han formado la asociación SOS Burundi con el objetivo de aportar su «granito de arena» para mejorar las condiciones de vida de los burundeses. La Fundación de Transporte Sanitario de Asturias ha querido ayudarles con la donación de una ambulancia.

El acto de entrega tuvo lugar ayer en la plaza del Ayuntamiento, con la participación de la concejala de Educación y Cultura y responsable de Cooperación del Ayuntamiento, Montserrat López; el presidente de honor de SOS Burundi, Fernando Fueyo, y el presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo y consejero delegado de Transinsa-Ambulancias, Carlos Paniceres.

Se trata de un vehículo de Transinsa, empresa mecenas de la Fundación de Transporte Sanitario de Asturias, que ya no puede cumplir sus funciones en la región porque ha agotado el tiempo en activo que legalmente pueden tener las ambulancias. Pero se encuentra en muy buen estado y que puede «hacer una gran labor» en Burundi. «No es la primera ambulancia que donamos, ya hemos enviado otra a este y a otros países», explicó Paniceres.

El vehículo irá destinado al Hospital de Ntita, en el corazón de Burundi, un centro que presta servicio a más de 300.000 personas. «Hemos realizado muchos proyectos allí, pero el hospital es nuestra obra máxima. La ambulancia será una gran ayuda para las emergencias y el transporte de enfermos crónicos», señaló Fueyo, que pide la colaboración ciudadana para poder enviar, junto al vehículo, medicamentos y más material médico.