Amplio despliegue para liberar a un adolescente atrapado por un dedo en una silla de la biblioteca Jovellanos

Una ambulancia y un coche de bomberos, en el exterior de la Biblioteca Jovellanos./E. C.
Una ambulancia y un coche de bomberos, en el exterior de la Biblioteca Jovellanos. / E. C.

El menor introdujo un dedo en un agujero de la silla en la que estaba sentado y fue incapaz de liberarse por sus propios medios, por lo que hubo que llamar a los bomberos que procedieron a serrar la silla

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

Susto en la biblioteca Jovellanos, en Gijón. Los bomberos tuvieron que liberar en la tarde de hoy a un adolescente de 15 años atrapado por una mano en una silla en el centro público. El amplio despliegue de los efectivos del Servicio de Salvamento y Extinción de Incendios, así como de los técnicos del Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU), causó una importante expectación entre los usuarios de la biblioteca, impresionados por el desenlace de una tranquila tarde de lectura y estudio.

Al parecer, según explicaron los testigos, el menor había acudido con unos amigos para estudiar de cara a los exámenes. En un momento dado, introdujo un dedo en un agujero de la silla en la que estaba sentado y fue incapaz de liberarse por sus propios medios. Ni él, ni sus acompañantes y tampoco el personal de la instalación. Optaron entonces por reclamar la presencia de los bomberos. Durante una media hora, trabajaron para conseguir extraer el dedo, muy hinchado por la presión a la que estaba sometido.

Optaron por serrar la silla como medida menos drástica para evitar que el joven resultase herido. Una vez liberado, los sanitarios comprobaron que no presentaba lesiones, por lo que no tuvo que ser trasladado a un centro médico.

Finalmente todo quedó en un importante sobresalto y en una 'batallita' que le restó tiempo de estudio y presumiblemente le sirvió de escarmiento para pensar dos veces dónde coloca las manos.