Dos años de cárcel para el ladrón que hizo «un agujerito pequeñito» para robar bombones

O. S. GIJÓN.

La Sección Octava de la Audiencia Provincial ha condenado a dos años de prisión a un hombre de 41 que entró a robar de madrugada a una confitería ubicada en la plaza del Marqués. Los hechos tuvieron lugar a las cuatro de la mañana del 23 de octubre del año 2017.

Los agentes se personaron en el lugar aquella jornada tras la llamada de un sereno. Vieron que el cristal estaba roto junto con un calcetín que supuestamente el ladrón había dejado en el lugar de los hechos.

El sospechoso fue localizado en las proximidades, sin un calcetín. No les negó la autoría, si bien manifestó que no había provocado los grandes destrozos que se le achacaban. «Hice un agujerito pequeñito», aseguró entonces. Su intención era, según manifestó, robar unos bombones para su novia, con la que previamente había mantenido una discusión.

El fiscal solicitaba para el acusado una condena de seis años de prisión por un delito de robo con fuerza.