Arrieta apoya el aplazamiento de las obras hasta recoger la siembra

M. N. GIJÓN.

Varios de los usuarios afectados acudieron el pasado miércoles al Consistorio gijonés para tratar de conseguir una prórroga para el arranque de las obras vinculadas al primer tramo de los accesos a El Musel en esa zona de Tremañes. «No conseguimos hablar con nadie que nos ayudase», se lamentan.

Por su parte, el concejal de Mantenimiento y Obras de Infraestructuras, Manuel Arrieta, aseguró que tratará de hacer «lo máximo posible» para ayudar a los vecinos que utilizan estos huertos, pero, excusó, «se trata de unas obras estatales, no municipales, por lo que ahí el Ayuntamiento no decide».

Cuando el proyecto de Fomento adquirió los permisos ambientales en 2007, se abrió un periodo para que la propiedad de las tierras, en este caso el Ayuntamiento, presentase alegaciones si lo estimaba conveniente. Los usuarios venían reclamando «al menos un aviso con más antelación», que les llegó el pasado lunes y por el cual les dan menos de diez días para desalojar los huertos. Arrieta recomendó a los afectados «que hagan un escrito explicando la situación» y se mostró partidario de ponerse en contacto con el jefe de Demarcación de Carreteras del Estado, César Fernández Nespral, para tratar de ganar tiempo para recoger la siembra.