En Asturias mueren más del doble de los que nacen