Ataca a un cuponero en Gijón y le causa cortes para llevarse 1.100 euros

Calle Nava, en Laviada, donde tuvo lugar el atraco a mano armada. / PALOMA UCHA
Calle Nava, en Laviada, donde tuvo lugar el atraco a mano armada. / PALOMA UCHA

El vendedor fue asaltado en la calle Nava por un ladrón que cree que pudo haberle seguido desde el 'solarón' y que sabía que llevaba la recaudación

OLAYA SUÁREZGIJÓN.

Siguió a su víctima y esperó a que se adentrase en una calle de poco tránsito para atacarla y provocarle varios cortes con un cúter con el objetivo de apoderarse de la importante suma de dinero que llevaba encima. Un cuponero resultó ayer herido con un arma blanca en un atraco que tuvo lugar en la calle Nava, en el barrio de Laviada, hacia la una y media de la tarde, cuando este trabajador de la ONCE transportaba la recaudación de los últimos días. El delincuente consiguió un botín de 1.100 euros.

El cuponero caminaba solo, sin percatarse de que alguien le seguía sus pasos, cuando de forma sorpresiva fue abordado por un individuo que mostró «una gran violencia». «Me apuntó con un cúter y dijo que como no le entregase lo que llevaba me iba a rajar y a matar», recordaba horas después asustado el vendedor de cupón que, debido a la alta suma de dinero que portaba, intentó que el ladrón no consiguiese su propósito.

Trató de escapar, momento en el que el hombre le atacó para evitar que huyese. «Mi primera reacción fue parar el arma con las manos, pero me provocó cortes en las palmas, en los dedos y en los brazos», explicaba. Pero la acometida no quedó ahí. El delincuente le causó cortes en los hombros y en el pecho para arrebatarle el bolso en el que llevaba el dinero.

Centro sanitario

«Pedí auxilio y unos señores que estaban cerca vinieron en mi ayuda», contó. Para entonces el delincuente había huido precipitadamente, dejando a la víctima sangrando por los numerosos cortes que le ocasionó y por los que tuvo que ser atendido en un centro sanitario. Los agentes que se personaron en el lugar realizaron una búsqueda por las inmediaciones en busca del delincuente, pero no lo localizaron. Ya por la tarde, con las manos vendadas y con importantes heridas en el pecho, acudió a la Comisaría de la Policía Nacional para interponer la denuncia. Una vez se fue recuperando del susto, la víctima hizo memoria y al reconstruir los momentos anteriores recordó que en el recorrido desde su puesto habitual en la calle de Marqués de San Esteban hasta la calle Nava, donde fue asaltado, se detuvo en el 'solarón' a vender un cupón a un cliente conocido. «Pudo ser que me haya visto y me haya seguido desde allí o que ya me viniese vigilando desde Marqués de San Esteban», apuntaba el perjudicado.

La Brigada de la Policía Judicial que se ha hecho cargo de la investigación busca a un individuo de aproximadamente 1,90 metros de estatura, pelo rizado y barba de varios días. En su relato, la víctima apuntó que le parecía español -no apreció ningún acento extranjero- y que vestía una chaqueta oscura. «Era bastante característico porque era muy alto», abunda.