Avanza la obra que dejará atrás «los problemas con el barro» en los campos de La Laboral

Una pala excavadora, en los terrenos de la Universidad Laboral. / PALOMA UCHA
Una pala excavadora, en los terrenos de la Universidad Laboral. / PALOMA UCHA

Se esta colocando césped artificial en tres de sus campos, un proyecto que incluye canalizaciones para filtrar el agua

DANI BUSTOGIJÓN.

Mientras los jugadores se ponen a tono durante la pretemporada, ya iniciada para la gran mayoría de sus equipos, los directivos de varios clubes gijoneses pasan por delante y echan un ojo de vez en cuando al avance de las obras para remodelar los campos de la Universidad Laboral. Serán sus futuros terrenos de juego.

Tres nuevos campos de césped sintético cobrarán forma durante los próximos seis meses, con unas obras presupuestadas en 1,6 millones de euros. Las primeras operaciones se iniciaron en las parcelas más cercanas a la zona del Intra, donde antes estaban los campos de fútbol y rugby de hierba natural. Ahí se levantarán dos sintéticos nuevos, destinados para el rugby y el hockey hierba. Los primeros trabajos, ya claramente visibles, comenzaron en julio.

A finales de septiembre está previsto que comiencen las obras en el tercer campo, que se encuentra más próximo a la entrada principal de la Universidad Laboral, entre la avenida del Jardín Botánico y la calle Luis Moya Blanco. Aquí hay, actualmente, un campo sintético de hockey hierba que también suele ser utilizado para entrenamientos y partidos de fútbol. Tras las obras, se destinará al balompié.

Con esta redistribución se pretende dar uso más intensivo a las instalaciones. Al tratarse de hierba sintética se reducirán los costes de mantenimiento. Además, este tipo de césped es resistente a las lluvias intensas -contará con canalizaciones para filtrar el agua- y, por tanto, a medida que avance el invierno, el barro ya no será una preocupación para los jugadores. Algo que también influirá de forma positiva en la formación de los jóvenes jugadores.

Se mantendrá la iluminación actual de estos campos y, de cara al futuro, desde el consistorio se prevé acometer una nueva obra para ampliar los vestuarios.

En principio, los clubes beneficiados con estas mejoras en las instalaciones serán aquellos que ya las venían utilizando. Entre ellos se encuentran, por citar a algunos, el Gijón Rugby Club, los equipos del Codema y del Grupo Covadonga de hockey hierba, y los de fútbol del Deva y el Gigiafem.

«Con ganas de estrenarlo»

El Asunción Club de Fútbol también disputa sus partidos en La Laboral. Su presidente, José Villanueva, ya echa cálculos para decir cuándo podrán estrenar sus remozadas instalaciones. De momento, sus equipos se entrenan en el actual campo de hockey, hasta que, según estima, «el 22 de septiembre acaben las obras en los campos de abajo -frente al Intra- y empiecen con el de arriba». Las cuentas van más allá y el presidente confía en que todas las obras estén terminadas «a finales de noviembre».

Villanueva celebra que este proyecto se haya puesto ya en marcha. Según indica, su club cuenta con doce equipos de campo y, a pesar de las obras, estima que podrán disputar sus partidos ligueros esta temporada en La Laboral, sin necesidad de desplazarse alguna jornada a los campos de la federación, en Roces.

«La gente está con ganas de estrenarlo y de probar el campo», asegura Javi Díaz, directivo del Gijón Rugby, convencido de que el cambio es un salto de calidad en las instalaciones y que permitirá mejorar los entrenamientos. «Antes, la mitad de los días estaba embarrado y casi no se podía hacer nada, pero en hierba sintética se pueden preparar muchos más ejercicios», añade Díaz.

Algo más complicada parece presentarse la situación para el Codema de hockey, que lleva dos décadas en La Laboral. Koke Costales, coordinador de la sección, agradece las reformas, aunque teme que los plazos no se cumplan y eso dificulte la disputa de los partidos como local de sus equipos.

«Los entrenamientos vienen siendo en el colegio -el Corazón de María- y queremos ampliar los horarios en el pabellón de El Llano, pero todavía no hemos tenido respuesta», indica. De momento, La Laboral se prepara para alejarse del barro en futuros inviernos.