Una avería en la traída de Gijón obliga a comprar agua a Cadasa por 3.000 euros al día

Dos operarios durante los trabajos de renovación de la conducción de Los Arrudos (Caso) en la ladera de la Argayadona en el verano de 2013. / JOAQUÍN PAÑEDA

Un argayo en Laviana afecta desde enero a la tubería que aporta el 25% del suministro local. La EMA afronta obras de emergencia

MARCOS MORO GIJÓN.

La Empresa Municipal de Aguas (EMA) está trabajando desde hace unas semanas en la reparación de los daños que las fuertes lluvias de finales de enero provocaron en la traída de Los Arrudos, la principal fuente de suministro propia de agua para la ciudad. El problema reside en la rotura de la conducción que abastece a los hogares gijoneses desde el manantial que la compañía municipal explota en el concejo de Caso desde el pasado siglo.

La avería se produjo por un argayo en el canal de Peñamayor, en el municipio de Laviana, que arrastró un tramo de canal de más de cien metros de longitud, en una zona de difícil acceso.

La EMA urgió a partir de ese momento la tramitación de un expediente con carácter de emergencia, conforme a lo dispuesto en estos casos en la nueva Ley de Contratos del Sector Público, que prevé esta figura para este tipo de circunstancias. También comunicó lo sucedido a la Dirección General de Montes del Principado y al Ayuntamiento lavianés, propietario del camino de acceso a la zona de obras que ha sido acondicionado para facilitar los trabajos. Tras la estabilización del talud mediante hinca de carriles, las obras consistirán en la ejecución de dos arquetas que sirvan de transición entre el canal existente de hormigón y la tubería de fundición acerrojada de diámetro 700 milímetros de nuevo montaje.

Más información

Además del coste de las obras, el perjuicio para la compañía de aguas de Gijón es muy elevado pues no puede disfrutar de un caudal de 200 litros por segundo que ha de suplir comprando agua al Consorcio para el Abastecimiento de Agua y Saneamiento de la Zona Central de Asturias (Cadasa), lo que supone un desembolso diario cercano a los 3.000 euros. También se han visto afectados por el corte algunos vecinos de Bimenes a quienes la EMA surte directamente desde su conducción.

54 kilómetros de longitud

Fuentes de la empresa municipal explicaron que el efecto de esta avería es «limitado». Los pagos extra al consorcio hasta que se resuelva el problema con la traída de Los Arrudos se contabilizarán como pérdidas de la EMA, pero en ningún caso repercutirá en las tarifas que abonan los gijoneses por el suministro. A día de hoy se desconocen plazos y coste de los trabajos que serán necesarios para restituir esta tubería.

La conducción ahora en parte dañada abarca 54 kilómetros de longitud, tiene su origen en Sobrescobio y transporta agua del manantial de Los Arrudos, en Campo de Caso, y del de Perancho, en Nava, hasta la estación de tratamiento de agua potable que la EMA tiene en La Perdiz (Roces).

Tanes y Rioseco

En condiciones normales, de Cadasa llega por encima del 60% del agua que surte a Gijón. Es agua del río Nalón embalsada en dos presas, las de Tanes y Rioseco. Lo que no se compra al consorcio viene un poco menos de la cuarta parte (el 25%) de los manantiales de titularidad municipal que la empresa explota en Los Arrudos (Caso) y Perancho (Nava). El resto del agua captada para el consumo local procede del acuífero de Deva y de los sondeos de Llantones.

El aporte de los manantiales de Los Arrudos y Perancho venía siendo en los últimos años de unos 7,5 hectómetros cúbicos. Según destaca la EMA, es un agua de excelente calidad, que se ve afectada en menor grado que la de Llantones por las fuertes precipitaciones. Ello se debe a que la conducción que transporta el agua está mejor protegida y aislada del exterior.

Obras en 2013

La traída de Los Arrudos ha sido objeto en los últimos años de inversiones para renovar su infraestructura. La última gran obra fue acometida en 2013 para poner al día una canalización con 90 años de historia. Se instalaron entonces tuberías de tecnología alemana en las paredes verticales del 'sifón del Alba' con la ayuda de un helicóptero. Fue en el anterior mandato de Foro cuando Fernando Couto estaba al frente de la EMA.

En 2014 se renovó un tramo de tubería de esta misma traída que discurre por La Camocha. En concreto, desde el barrio de La Parada en Vega y el nudo de válvulas instalado en el Camino de La Perdiz en Granda.

Los trabajos proyectados más recientes, con anterioridad a esta avería en la conducción, se han centrado en diseñar mejoras para evitar las suspensiones temporales del suministro por problemas de turbidez y presión. Y aunque se han provisionado partidas en los presupuestos anuales para estas actuaciones (del orden de los tres millones de euros) no se han llegado a ejecutar.

La Empresa de Aguas firmó el pasado mes de agosto un nuevo convenio de colaboración con la parroquia de Caleao (Caso), en virtud del cual Gijón pagará 12.000 euros anuales a la parroquia rural a cambio de unas labores de vigilancia y mantenimiento de la traída de agua desde Los Arrudos hasta el límite de esa zona de Caso.

La historia de la canalización de agua desde Los Arrudos a Gijón arranca en la primavera de 1929 con el inicio de su construcción. El ingeniero Fernando Casariego fue autor del proyecto. Tras una inversión de cinco millones de pesetas, la quinta parte consumida en expropiaciones, el agua de Nava llegó al estanque de los Campinos de Begoña al mediodía del 8 de diciembre de 1930. Todo un hito para la época.