Las ayudas a fachadas ya aprobadas pero aún sin pagar suman 24 millones de euros

Obras en la fachada de un edificio de la avenida de Castilla. / A. GARCÍA
Obras en la fachada de un edificio de la avenida de Castilla. / A. GARCÍA

Sobre la mesa de Urbanismo hay 400 expedientes pendientes de resolución, que podrían disparar la cifra hasta los 80 millones

I. VILLAR GIJÓN.

Hasta finales de mayo, el Ayuntamiento acumulaba 24,7 millones de euros en ayudas concedidas y aún no abonadas para la rehabilitación de fachadas, la supresión de barreras arquitectónicas y la reforma de barrios degradados. De esa cantidad, 13,4 millones corresponden a comunidades de vecinos que «ya han finalizado las obras, han presentado la documentación, han recibido el visto bueno de las justificaciones y tan solo están pendientes de que se realice la transferencia». Son los datos presentados por el equipo de gobierno en respuesta a una pregunta de la concejala socialista Marina Pineda, quien consideró que estas cifras «reflejan un panorama absolutamente desalentador». Máxime, añadió, cuando sobre la mesa de Urbanismo todavía hay otros cuatrocientos expedientes pendientes de resolución, que podrían elevar el gasto total hasta los 70 u 80 millones de euros.

Pineda puso en contraste estas cifras con los fondos que hay reservados para ayudas a fachadas y barrios degradados en el plan económico y financiero aprobado esta semana por la junta de gobierno y que pasará por el Pleno el próximo miércoles. Para este año le previsión municipal es dedicar al pago de subvenciones 7,6 millones de euros, lo que según la concejala socialista «significa que casi la mitad de las comunidades se van a quedar sin cobrar». Y esto ocurrirá, añade, «a pesar de que hay dinero», pues pese al límite de gasto que se marca en el plan económico, actualmente en las arcas municipales hay 17 millones de euros para este programa. «Van a hacer retenciones de crédito por diez millones de euros. Si eso no es hacer recortes, que me expliquen qué es», criticó.

La edil señaló que esta situación «tendrá consecuencias tanto en las familias que se han endeudado para hacer estas obras y ahora van a tener que seguir esperando para recibir la ayuda como en las empresas que tienen pendiente el cobro de los trabajos ya finalizados».

Nuevas bases

Pineda también lamentó el retraso del equipo de gobierno en someter a debate en la comisión de Urbanismo las nuevas bases del programa, para el que no se admiten nuevas solicitudes desde el 1 de enero. «A día de hoy no hay previsión de nuevas convocatorias, y eso ha hecho que se paren muchos proyectos. La rehabilitación es uno de los principales motores de la construcción y esto va a producir un parón en la actividad y la pérdida de empleos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos