Urbanismo no concedió ninguna ayuda nueva para rehabilitación de fachadas en todo 2018

Urbanismo no concedió ninguna ayuda nueva para rehabilitación de fachadas en todo 2018
Fachada del Muro reformada el pasado año. / ARNALDO GARCÍA

Los 407 expedientes aún sin resolver supondrán 40,8 millones de euros, a los que se suman 23,7 millones de compromisos para barrios degradados

IVÁN VILLAR GIJÓN.

Durante 2018 el Ayuntamiento de Gijón «no tramitó ningún expediente de concesión de subvenciones» para la rehabilitación de fachadas o la supresión de barreras arquitectónicas en edificios. O, lo que es lo mismo, no se aprobó ninguna ayuda nueva. Así lo comunicó ayer el concejal Fernando Couto en respuesta a una batería de preguntas del PSOE sobre el grado de ejecución de este programa a lo largo del último ejercicio. Aunque se realizaron pagos a las comunidades por un valor de 6,6 millones de euros, todos correspondían a segundas anualidades o a expedientes aprobados en años anteriores. A 31 de diciembre sobre la mesa de Urbanismo quedaban sin resolver 407 solicitudes, que podrían suponer nuevos compromisos por un importe de 40,8 millones de euros, cantidad a la que hay que sumar otros 23,7 millones de las actuaciones aún pendientes en los grupos de manzanas degradadas de Tremañes, Portuarios, Contrueces y Monteana.

Recientemente el Ayuntamiento hizo públicos a través del portal de transparencia los datos sobre disposición de gasto para ayudas a fachadas de los últimos ocho años, detallando la partida que correspondía a cada solicitud aprobada. En total en ese periodo se comprometieron desembolsos por un total de 118,6 millones de euros, 20,1 a lo largo de 2018. Pero esta disposición de gasto no significa que el dinero haya sido abonado a los beneficiarios de la ayuda. Según la información facilitada ayer, los pagos efectivamente realizados ascendieron el año pasado a 6,6 millones de euros. La cifra no es definitiva, pues de cara al cierre contable del ejercicio presupuestario podría incrementarse en 3,6 millones de euros más, si con ello no se supera la regla de gasto. Todo dependerá, por tanto, del grado de ejecución que hayan tenido el resto de programas municipales.

De los 6,6 millones ya abonados, 4,1 corresponden a ayudas para la rehabilitación de fachadas, 506.000 a la supresión de barreras arquitectónicas y los dos millones restantes a trabajos relacionados con la reforma de barrios degradados -1,5 millones de la segunda fase de obras en el poblado de Inuesa, 394.000 de la fase A de Portuarios, 94.000 de la redacción del proyecto para la primera fase de obras en Monteana y 44.000 para la redacción del proyecto correspondiente a los bloques de la Obra Sindical de Contrueces-.

Sin datos de pagos pendientes

Dado que aún no se puede «determinar con exactitud» cuántas ayudas habrá pagadas realmente cuando se realice ese cierre contable, el equipo de gobierno aseguró no poder responder a la pregunta de cuánto dinero se deberá a 31 de diciembre a las comunidades que ya han visto aprobadas sus solicitudes. Sí se dieron datos detallados sobre los expedientes aún no resueltos.

Según informó Couto, actualmente están pendientes de respuesta 407 solicitudes, que son 74 menos de las que constaban hace un año. Dado que Urbanismo admite que en todo 2018 no fue aprobada ninguna, la diferencia corresponde a peticiones denegadas o desestimientos de las propias comunidades de vecinos. Casi dos tercios de estos expedientes, en concreto 255, corresponden a ayudas para la rehabilitación de fachadas, categoría donde la ayuda media es de 130.000 euros. El Ayuntamiento estima que el coste de aprobarlas todas ascendería a 33,1 millones de euros.

Hay otras 143 comunidades esperando a que se resuelva su petición de ayuda para la supresión de barreras arquitectónicas en el edificio, mediante la instalación de ascensores o la construcción de rampas de acceso. Aquí la subvención media es de 16.000 euros, por lo que el coste estimado para atender todas las solicitudes es de 2,2 millones de euros. Finalmente hay sin resolver nueve expedientes correspondientes a actuaciones en edificios incluidos en el Plan Especial para el tratamiento de la fachada marítima del Muro de San Lorenzo, que podrían recibir una media de 600.000 euros de ayuda, alcanzando entre todos un total de 5,4 millones.

La suma de estas tres líneas de ayudas podría generar en los próximos años al Ayuntamiento obligaciones de pago por un total de 40,8 millones de euros, a las que habría que sumar los compromisos pendientes con los barrios degradados, que suman otros 23,7 millones de euros más. En el poblado de Inuesa, en Tremañes, aún quedan dos fases de obras (seis bloques con un total de 96 viviendas), que costarán 3,5 millones de euros. En Portuarios las fases B y C (seis bloques con 114 viviendas) supondrán 3,9 millones de euros. Y las cuatro fases de la Obra Sindical de Contrueces y las cinco previstas en el grupo Monte Areao de Monteana suman respectivamente 8,9 y 6,8 millones de euros más.

Podría llevar una década

En resumen, entre fachadas, supresión de barreras arquitectónicas, plan del Muro y barrios degradados, el dinero que tendrán que desembolsar las arcas municipales puede alcanzar los 64,5 millones de euros, sin contar las partidas ya aprobadas pero que aún no se han abonado a sus beneficiarios. La cifra es casi diez veces mayor que los pagos realizados en 2018, por lo que de mantener el mismo ritmo solventar todas las solicitudes podría llevar una década. «Esto implica que la próxima Corporación tendrá que hacer frente a un pufo importante», criticó el portavoz de Xixón Sí Puede, Mario Suárez.

Por otra parte, ayer se presentó a la comisión de Urbanismo un informe de la asesoría jurídica que recomienda no recurrir la sentencia del TSJA que anuló el plan para construir un complejo de ocio en la Ería del Piles.

 

Fotos

Vídeos