El Ayuntamiento abre el circuito de bici extrema del Polígono

Iker y Aitor, con sus bicicletas, el pasado sábado, en el nuevo circuito del Polígono. / JOAQUÍN PAÑEDA

Los ciclistas aplauden la ejecución y trazado, que permite recorrerlo sin dar pedales, pero se quejan de la presencia de patinetes

M. MORO GIJÓN.

El Ayuntamiento ha abierto, sin publicitarlo, el circuito de bici extrema ('pump track') en la parcela ubicada entre Puerto de Vegarada y la avenida Príncipe de Asturias, en el Polígono de Pumarín. Los ciclistas han empezado a utilizar las instalaciones al percatarse de que las vallas que antes cerraban el acceso estaban retiradas.

Fuentes municipales aseguran que se ha procedido así por las limitaciones que impone a las administraciones la Ley Electoral, que prohíbe inaugurar obras y hacer alarde de logros de gestión en vísperas de una campaña.

Por el diseño realizado, se ha configurado en el Polígono una pista polivalente apta para todos los niveles y donde se pueden practicar diferentes disciplinas. La peculiaridad que tiene este circuito es que se puede recorrer completamente con una bicicleta sin la necesidad de dar pedales. Basta con impulsarse solamente mediante la inercia adquirida en los saltos y peraltes del circuito y la propia habilidad del ciclista.

Desde el Consistorio se retiraron las vallas sin publicitar nada por el impedimento electoral

Según la opinión de los primeros usuarios, el trazado y la ejecución del circuito ha respondido a sus expectativas con lo que se considera «cumplido el objetivo» por parte la directora general de Coordinación de Infraestructuras.

En cuanto al trazado, que ha sido testado previamente por el club ciclista del barrio, tiene un ancho de un metro con 50 centímetros en los carriles estrechos, tres metros de ancho en la recta central y llega hasta los seis metros en los puntos donde se une con los carriles exteriores. La superficie de rodadura total es de unos 600 metros cuadrados.

Algunos ciclistas se quejan por tener que compartir las instalaciones con los patinetes y abogan por prohibirlos. «Provocan roces en el circuito y, por lo tanto, un deterioro rápido del mismo», señalan.

El circuito ejecutado tenía un presupuesto de licitación de 57.268,36 euros (IVA incluido) y fue adjudicada a la empresa Pavitek 2010 S. L. por 46.457,95 euros, con fecha de 22 de octubre de 2018. Tras múltiples problemas por acceso de personas ajenas a la obras, agentes meteorológicos y otras circunstancias finalmente fue recepcionado por el Consistorio el pasado 12 de marzo. El proyecto parte del proceso de presupuestos participativos de 2016 y, para su materialización, fue necesario el permiso de la Demarcación de Carreteras del Estado, lo que alargó los plazos. Esta parcela ya se venía utilizando para este fin antes de las obras, pero no en adecuadas condiciones .

El presidente de la Asociación de Vecinos Evaristo San Miguel del Polígono, Manuel Cañete, que es uno de los que ya ha estrenado el nuevo circuito, también está satisfecho con el resultado de las obras. No obstante, apunta también algunas objeciones empezando por « la falta de una inauguración digna», la mejora del entorno fuera del circuito, así como la ausencia de iluminación, una fuente y un cartel de usos e instrucciones.

En cuanto al cartel con los usos permitidos, el Ayuntamiento prevé colocarlo en breve en el recinto.

Temas

Gijón